Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Fin de semana en el Pirineo aragonés

Los reyes y sus hijas, tras esquiar: menú del día, cerveza y agua

Comieron en un restaurante de Canfranc con otras tres personas. Pudieron elegir entre siete primeros platos y siete segundos. Se hicieron fotos con empleados y vecinos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los reyes Felipe y Letizia y sus hijas Leonor y Sofía disfrutaron este fin de semana de una estancia en la provincia de Huesca. Visitaron Jaca, esquiaron en la estación de Astún y antes de volver a Madrid comieron en un restaurante de la localidad de Canfranc.

Los reyes y sus hijas, en el restaurante Borda L´Anglassé de Canfranc (Huesca). Los reyes y sus hijas, en el restaurante Borda L´Anglassé de Canfranc (Huesca).

Hasta ahora, los reyes solían ser mucho más discretos y reservados en sus planes privados de fines de semana con sus hijas. Sin embargo, en esta ocasión los medios de comunicación tuvieron facilidades para poder fotografiar y grabar a los miembros de la familia real en la estación de esquí de Astún.

Monarquía Confidencial ha podido saber que después de su mañana disfrutando de la nieve y del esquí, el rey Felipe, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía fueron a comer a un restaurante de Canfranc, la misma localidad en la que pasaron la noche del sábado al domingo.

El establecimiento elegido fue el Restaurante Borda L’Anglassé, situada en la avenida de Los Arañones, la vía principal de Canfranc.

Según ha podido saber MC, la familia real llegó poco antes de las dos y media, cuando estaba prevista su llegada. No llamaron mucho la atención, ya que entraron los cuatro, acompañados de otras tres personas y con un discreto dispositivo de seguridad.

Expectación a la puerta del restaurante

El restaurante ofrece platos de la cocina típica altoaragonesa, con especialidades como ternasco a la brasa y sobre todo el cordero lechal asado al horno de leña.

Sin embargo, los reyes y sus hijas optaron por pedir platos del menú -a 17,50 euros- que ofrece este restaurante. Pudieron elegir entre siete primeros platos, como milhojas de calabacín y risotto de boletus, y siete segundos, que incluían chuletas de cordero, buñuelos de pollo y somarro.

Desde el restaurante explican que en la mesa de los reyes y las infantas pidieron para beber agua durante la comida, y no vino, si bien mientras llegaba el primer plato, algunos de los adultos tomaron alguna cerveza.

Personas presentes en el restaurante explican que algunos otros clientes tardaron en darse cuenta de que estaba comiendo junto al rey de España y su familia. Estuvieron alrededor de una hora y media en el restaurante, y durante este tiempo se fueron acercando vecinos de Canfranc.

“Un señor mayor entró diciendo que si podía acercarse a hacerse una foto con los reyes y sus hijas”, explican desde el restaurante. La familia real despertó expectación en el municipio, y al marcharse los reyes, la princesa de Asturias y la infanta Sofía se pararon a hacerse fotografías con quienes se las pidieron: tanto con los trabajadores del restaurante (como se puede ver arriba) como con los vecinos del pueblo, que destacan que los reyes y las infantas se habían mostrado “muy sencillos”.

Desde el ayuntamiento de Canfranc se muestran muy satisfechos con que la familia real haya elegido Astún para esquiar en esta ocasión, y que hayan pernoctado y comido en sus establecimientos. Destacan que hace tiempo el entonces príncipe Felipe solía pasar por allí con mayor asiduidad para disfrutar del esquí.

Sopa y huevos rotos en Jaca

El día anterior, el sábado, los cuatro se dejaron ver en Jaca. Visitaron el casco histórico de la ciudad, incluido por ejemplo el Museo Diocesano, y comieron en el restaurante Las Tres Ranas, donde también se hicieron una foto con los trabajadores. Se trata de un local con varios ambientes distintos y vistas a la Peña Oroel, un monte característico que se ve desde Jaca.

Allí, según el diario Heraldo de Aragón, tomaron sopa castellana, huevos rotos y parrillada de carne, además de agua y vino del Somontano. En este restaurante preparan especialmente la presentación y la “puesta en escena” de los platos a los clientes, y la decoración también llama la atención de los clientes.

Por la noche ya pernoctaron en el Hotel Real Villa Anayet, donde otros muchos clientes los reconocieron en la recepción y los pasillos: pese a ser un viaje privado, los reyes Felipe y Letizia y sus hijas Leonor y Sofía aceptaron fotografiarse con quienes se acercaron a pedírselo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·