Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Durante su viaje de Estado al país asiático

Felipe de Bélgica recuerda los lazos entre Balduino y la casa imperial de Japón

El rey de los belgas destacó la estrecha relación que unía a su tío y a la reina Fabiola con el emperador Akihito y la emperatriz Michiko

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los reyes Felipe y Matilde de Bélgica realizan estos días una visita de Estado a Japón en la que han sido recibidos por el emperador, Akihito, y su familia. Al ser un viaje de la máxima categoría se celebró una cena de gala en la que salió a relucir la vieja amistad entre las dos casas reales.

El rey Felipe de Bélgica brinda con el emperador Akihito de Japón. El rey Felipe de Bélgica brinda con el emperador Akihito de Japón.

En estas páginas ya se contó que los reyes de Bélgica se iban a ‘adelantar’ a Felipe VI y doña Letizia en su viaje a Japón: una visita de Estado que los monarcas españoles tenían prevista para el mes de abril, pero que tuvieron que aplazar por seguir el Gobierno en funciones.

Felipe y Matilde de Bélgica llegaron el domingo 9 de octubre a Japón en un viaje que sirve para conmemorar el 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre el reino belga y el país del sol naciente.

Los reyes de Bélgica estarán una semana, hasta el sábado 15, y están cumpliendo una agenda muy intensa de actos y visitas por Japón.

Pero este pasado martes fue cuando por fin tuvieron oportunidad de ser recibidos por el emperador Akihito y su eposa la emperatriz Michiko. Por la mañana tuvo lugar una recepción y una ceremonia de bienvenida, y por la noche fue el turno de la cena de gala que incluye toda visita de Estado.

En la cena el rey Felipe tomó la palabra para agradecer la hospitalidad de los anfitriones. Además, destacó la buena relación que une a Bélgica con Japón: una relación que en el caso de sus casas reales, es también personal.

El rey de los belgas recordó que su tío Balduino, rey entre 1951 y 1993, y la reina Fabiola mantuvieron una muy buena relación, de “complicidad y afecto sincero”, con los emperadores de Japón.

El primer encuentro entre Akihito y Balduino se produjo en 1953, durante un viaje que el entonces heredero al Trono del Crisantemo hizo por Europa y Estados Unidos. Con posterioridad Akihito y su esposa Michiko hicieron desde 1973 nada menos que siete visitas a Bélgica, en las que se consolidó esa relación entre las dos parejas reales Akihito y Michiko, y Balduino y Fabiola.

Además, el ya emperador y su esposa asistieron en 1993 al funeral por la muerte del rey Balduino, y ya en 2014 Michiko en solitario volvió a Bélgica para dar el último adiós a la reina Fabiola.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·