Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Luxemburgo

El Gran Duque de Luxemburgo pierde parte de su poder por no despenalizar la eutanasia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Cámara de Diputados de Luxemburgo adoptó este jueves en primera lectura, por 56 votos a favor y una abstención, una modificación de la Constitución para impedir que el Gran Duque bloquee textos legislativos con su negativa a firmarlos. Para recortar los poderes del Gran Duque se suprimirá el término "sancionar" en el artículo 34 de la Carta Magna, en el que se indica que el Soberano debe "sancionar y promulgar" los textos legislativos, lo que significa que bastará con su firma para que las leyes puedan entrar en vigor. El Gobierno luxemburgués decidió revisar la norma constitucional para evitar situaciones como la ocurrida el pasado día 2, cuando Enrique I de Luxemburgo se negó a sancionar la ley que despenaliza la eutanasia por "razones de conciencia".

La Cámara de Diputados de Luxemburgo adoptó este jueves en primera lectura, por 56 votos a favor y una abstención, una modificación de la Constitución para impedir que el Gran Duque bloquee textos legislativos con su negativa a firmarlos. El Gobierno luxemburgués decidió revisar la norma constitucional para evitar situaciones como la ocurrida el pasado día 2, cuando Enrique I de Luxemburgo se negó a sancionar la ley que despenaliza la eutanasia por "razones de conciencia". Para recortar los poderes del Gran Duque se suprimirá el término "sancionar" en el artículo 34 de la Carta Magna, en el que se indica que el Soberano debe "sancionar y promulgar" los textos legislativos, lo que significa que bastará con su firma para que las leyes puedan entrar en vigor, explicó el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker. La crisis provocada la semana pasada por Enrique I de Luxemburgo recuerda a la suscitada en 1990 por su tío, el rey Balduino de Bélgica, que se negó a firmar el texto aprobado por las dos Cámaras legislativas belgas sobre la legalización del aborto. Aquella ley pasó a la historia de Bélgica como el primer texto que hizo renunciar a un rey, ya que Balduino abdicó durante día y medio y regresó a sus funciones cuando el nuevo texto del Código Penal había sido sancionado por el Consejo de Ministros.