Jueves 20/07/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Dinamarca

Una tradición que se remonta al siglo XVII

Audiencia pública en palacio con Margarita de Dinamarca

La reina recibió en su residencia a ciudadanos que han sido condecorados o que han recibido un nombramiento oficial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Palacio de Christiansborg abrió las puertas este 9 de enero a un numeroso grupo de ciudadanos daneses que tuvieron la oportunidad de ser recibidos en persona y charlar con la reina Margarita. Estas audiencias públicas nacieron con los reyes de finales del siglo XVII y principios del XVIII.

La reina Margarita de Dinamarca. La reina Margarita de Dinamarca.

La reina de Dinamarca celebró este lunes una audiencia pública en los salones de la que es su residencia oficial en Copenhague, el Palacio de Christiansborg.

Estas audiencias públicas se celebran varias veces a lo largo del año, y se trata de un acto en el que la reina se reúne con una serie de ciudadanos daneses, de diversas procedencias.

Normalmente se trata de personas que han sido condecoradas con alguna medalla o distinción de las concedidas por la monarca, así como que hayan sido distinguidas con la entrada en alguna orden oficial.

También se da el caso de daneses que han sido nombrados para un cargo público u oficial. Incluso representantes de entidades, empresas u organizaciones que hayan recibido recientemente la visita de la reina.

El objetivo de ese acto es que estas personas puedan dar las gracias personalmente a Margarita II por ello, así como de tener un tiempo para conversar con la reina.

Esta costumbre de las audiencias públicas en palacio no son un invento de la actual titular de la corona, sino que se remonta a reyes de Dinamarca de los siglos XVII y XVIII. Con los reyes Cristian V y Federico IV se instauró el derecho de cualquier danés a acudir a hacer una petición o solicitud al rey, que en ocasiones se le hacían cuando se montaba a caballo.

Después estas audiencias a ciudadanos corrientes se fueron regulando e institucionalizando como forma de que los daneses pudieran acceder a sus reyes y presentarles peticiones al margen de la administración, si bien ahora se ha enfocado más a que personas que han sido nombradas o condecoradas den las gracias a la reina.