Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

La Reina Fabiola de Bélgica participa en la celebración de la Virgen de Guadalupe presidida por el Primado de España, Antonio Cañizares

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Día grande de las fiestas en honor a la patrona de Extremadura cuyo monasterio se ha visto inundado de numerosos fieles y distintas personalidades. La imagen vestía un traje  confeccionado la Comunidad Franciscana y ha lucido la llamada Corona Rica, con la que fue coronada en 1928 como Reina de las Españas, el cetro de cristal de Roca y el bastón de Alfonso XIII

Miles de fieles han participado celebrado en el Real Monasterio de Guadalupe la fiesta de la patrona de Extremadura. Desde primera hora los visitantes han asistido al rezo del rosario en la Basílica de Guadalupe y posteriormente se han unido a los franciscanos para entonar el canto del Magníficat.

A continuación ha comenzado la solemne Eucaristía presidida por el arzobispo de Toledo y Primado de España, Antonio Cañizares, y concelebrada por el arzobispo de Mérida-Badajoz, Santiago Aracil, el obispo de Plasencia, Amadeo Rodríguez y el de Coria-Cáceres, Francisco Cerro. La celebración también ha contado con la presencia del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, el del Parlamento regional, Juan Ramón Ferreira y la delegada del Gobierno, Carmen Pereira, entre otros.

Cumpliendo con la devoción de la Casa Real Belga, la Reina Fabiola ha asistido a la celebración, aunque con cierto retraso. De hecho su llegada ha interrumpido la homilía del arzobispo de Toledo. Antonio Cañizares, ha pedido a la Virgen de Guadalupe ayuda para “los inocentes no nacidos y eliminados en el seno de sus madres” y para defender a la familia fundamentada en el “matrimonio indisoluble entre hombres y mujeres”.

Al finalizar la Eucaristía, ha tenido lugar la procesión de la Virgen por el interior del templo y el Claustro de los Milagros.