Lunes 18/06/2018. Actualizado 09:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Es el hijo del actual rey

El ascenso del príncipe heredero de Arabia Saudita revela una dura verdad sobre el estado del país

Mohammed bin Salman está tratando de lidiar con una cruda realidad: el reino es económica y políticamente insostenible y se dirige hacia un desastre

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Este artículo, escrito por Bernard Haykel, periodista de Washington Post explica la lucha que le queda al príncipe heredero por delante, que tiene que plantarle cara a serios problemas tras su ascenso al trono. El país está enfrentándose a una elite venal compuesta por miles de miembros de la realeza y parásitos que operan con impunidad y son una gran carga para la economía. 



El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman. El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman.

El príncipe recibió como herencia un estado esclerótico con capacidad administrativa limitada y una economía que depende en gran medida de la disminución de los ingresos del petróleo. El país está agobiado por una elite venal compuesta por miles de miembros de la realeza y parásitos que operan con impunidad y son una gran carga para la economía. Su ejército es incapaz de defender la patria a pesar de los miles de millones gastados en armamentos . La élite religiosa de la nación impide que el cambio social mantenga su dominio y sus privilegios. Y en el frente internacional, Irán busca destruir el sistema de gobierno del reino.

Además, casi no hay impuestos en Arabia Saudita, y el gobierno ofrece un generoso sistema de derechos que solo puede mantenerse a precios del petróleo cada vez más altos.  En cuanto a las mujeres, la porción más educada y más motivada de la población, está sin trabajo.

El sistema de reglamentación hasta el ascenso de MBS al poder, dependió de un proceso inmanejable de construcción de consenso entre varias facciones reales que ha demostrado ser incapaz de reformar el sistema. Para que el cambio suceda, y para que la dinastía sobreviva, era necesario que surgiera un líder que privara de derechos a grandes sectores de la familia real, obligara al establishment religioso a renunciar a su monopolio de la moral y el espacio público, y que liderara una reforma de la economía y el ejército.

En el frente doméstico, MBS ha emasculado a la familia real y está en proceso de poner fin a su cultura de inmunidad de la responsabilidad legal y financiera. Por esta razón, arrestaron a 11 miembros de la realeza sdaudita el 6 de enero y otros varios en noviembre durante la campaña anticorrupción.

Además, el país se está transformando socialmente, ya que el establishment religioso y la oposición islamista han sido domesticados mediante una combinación de amenazas y encarcelamientos. Pronto habrá mujeres conduciendo en Arabia Saudita, se abrirán cines y se llevarán a cabo conciertos musicales los fines de semana, atrayendo a una gran cantidad de jóvenes a los que se les puede ver cantando y bailando. MBS intenta atraer a los jóvenes sauditas, que son los que forman la mayoría de la población. Su mensaje es de nacionalismo autoritario, mezclado con populismo que busca desplazar a un hiperconservadurismo tradicional islámico, que el príncipe heredero cree que ha estrangulado al país y ha despojado a su gente de todo dinamismo y creatividad.

Internacionalmente, MBS puede reclamar dos éxitos importantes. En primer lugar, ha reanudado la relación estratégica con los Estados Unidos (y la administración Trump, específicamente) luego de que las relaciones entre los dos países alcanzaran su nadir bajo el mandato del presidente Barack Obama. En segundo lugar, ha desarrollado una fuerte relación con el presidente Vladimir Putin de Rusia, evidenciada por sucesivos acuerdos de producción de petróleo y el comienzo de la coordinación entre los dos países en el asunto de Siria.

Pero la economía representa el talón de Aquiles de MBS. Por un lado, el príncipe heredero desea equilibrar el presupuesto fiscal, y hacerlo poniendo fin al régimen de subsidios y derechos que representan un drenaje masivo de las finanzas del gobierno. Por otro lado, también quiere una economía alcista y que el sector privado sea más dinámico y el principal generador de empleo.

La dificultad reside en que el desempeño del sector privado se ha correlacionado históricamente con el alcance del gasto público. El gobierno ha aplicado políticas de reforma económica inconsistentes, tales como el recorte de la energía, la imposición de un impuesto al valor agregado sobre los bienes y servicios y el aumento de los subsidios y salarios a los empleados del gobierno. La capacidad administrativa del estado debe mejorar, junto con una mejor señalización de políticas: el malestar económico tiene el potencial de generar un descontento generalizado entre la población, especialmente porque los sauditas han puesto expectativas muy altas de la capacidad de MBS para mejorar sus vidas.

En última instancia, MBS quiere basar la legitimidad de su familia en la transformación económica del país y su prosperidad. Él no es un liberal político. Más bien, es un autoritario, y uno que ve su consolidación del poder como una condición necesaria para los cambios que quiere hacer en Arabia Saudita.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·