Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Mónaco

Los rumores sobre el príncipe Alberto y Charlene Wittstock, agotan la paciencia de la Casa Real de Mónaco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Frédéric Laurent, autor de varios libros sobre Mónaco, confiesa que «el Principado tiene todos los atributos de un país, pero no es más que un pueblo que adora los chismes». Mundanos y palaciegos.

Según publica el diario francés L´Express, el Palacio de Mónaco, harto de los continuos rumores que circulan desde hace varias semanas en el Principado, amenazó con tomar medidas judiciales si los medios siguen insistiendo en que existen problemas entre los príncipes Alberto y Charlene.

Desde que saltó la noticia de una posible fuga de la nadadora olímpica a Sudáfrica, su país de origen, Mónaco es un hervidero. Al no conseguir acallar estos rumores con sus comunicados, los portavoces de la familia Grimaldi han decidido tomar medidas drásticas.

"Tras la persistencia de las mentiras difundidas por VSD, el Palacio reitera quelos hechos contados no tienen ningún fundamento", y añade que si se vuelven a producir especulaciones tomará medidas jurídicas.

Mientras tanto VSD y L´Express siguen manteniendo la versión ofrecida la semana pasada en la que ambos afirmaban que Charlene Wittstock había sido retenida por las autoridades francesas durante su intento de fuga.

Precisamente, VSD publicó hace unas semanas un artículo titulado "Charlene, la prisionera de Mónaco", en el que prosigue con la historia inicial. Según sus fuentes (un alto dignatario monegasco y miembros de la policía y ejército galos) la futura Princesa habría decidido diez días antes del enlace anular su boda con Alberto.

Al enterarse de la posible fuga de la deportista olímpica, Mónaco habría puesto en alerta a las estaciones de trenes y aeropuertos franceses para impedir a toda costa la huida de Charlene.

La princesa monegasca, también ha querido hablar para acallar los rumores que circulan por la prensa francesa con unas declaraciones a la revista Vogue: "Es vergonzoso que hayan salido ahora, pero pienso que el objetivo era sabotear un bonito momento. Son mentiras categóricas. No me voy a rebajar para dar otra respuesta, ahí están las fotos mías y de Alberto enamorados, casándonos. Son más fuertes que estas habladurías viciosas y rumores vacios".

Darío Silva D'Andrea

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·