Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Japón

La Familia Imperial de Japón 'rompe' su hermetismo y se muestra más cercana con los ciudadanos

Tras abrir el palacio de Tokio al público, el emperador muestra su lado más 'humano' en su mensaje de Año Nuevo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Casa Imperial japonesa ha iniciado un proceso de acercamiento a los ciudadanos con el objetivo de romper la sensación de distanciamiento que ha prevalecido durante años entre la propia institución y el pueblo. Una de las primeras acciones llevadas a cabo para cumplir este objetivo fue la apertura del palacio de Tokio a las visitas por Año Nuevo. Posteriormente, esta actitud también ha quedado patente en el último discurso del emperador y mediante la difusión de unos retratos oficiales de la familia imperial.

La familia imperial de Japón. La familia imperial de Japón.

Esta semana, y con motivo de la llegada del nuevo año, la Casa Imperial de Japón abrió las puertas del Palacio de Tokio al público, la residencia oficial del emperador Akihito y su familia.

De este modo, tanto ciudadanos nipones como turistas pudieron conocer el interior de este emblemático edificio, y ver a los miembros de la institución, que se asomaron desde uno de los balcones principales de palacio para saludar a los visitantes.

Esta iniciativa de jornada de puertas abiertas al público, celebrada el 2 de enero, ya viene produciéndose desde hace algunos años, muestra de la intención de la familia imperial japonesa por romper la sensación de distanciamiento establecida entre la realeza nipona y los ciudadanos.

Mensaje de Año Nuevo

No ha sido el único gesto por parte de la institución para intentar un mayor acercamiento con el pueblo. Este año, en su tradicional discurso de Año Nuevo, el emperador de Japón también mostró su lado más ‘humano’ aludiendo al sufrimiento de los más desfavorecidos.

Akihito recordó en su mensaje a los afectados por el tsunami de 2011. Las secuelas de la catástrofe natural sucedida hace tres años todavía prevalecen en la población japonesa, y actualmente un elevado número de ciudadanos siguen sin poder regresar a sus hogares.

El emperador nipón aseguró que “mi corazón está cada vez con los afectados”, haciendo referencia también a la población víctima de la crisis nuclear de Fukushima, obligada a abandonar sus localidades sin fecha de retorno.

Por último, Akihito animó a los japoneses a que contribuyesen a mejorar la situación económica y social de algunos ciudadanos, aludiendo también a que la colaboración entre países fomentaría “el fortalecimiento de la paz para construir un futuro mejor”.

Retrato oficial

En las mismas fechas en que la Familia Imperial abría el Palacio de Tokio al público y el emperador Akihito pronunciaba su discurso de Año Nuevo, la Agencia de la Casa Imperial difundió nuevas instantáneas oficiales de la institución.

En una de estas últimas fotografías, el emperador Akihito posa junto su esposa, la emperatriz Michiko, los príncipes herederos Naruhito y Masako y el hermano de Naruhito, Akishino, entre otros miembros de la realeza.



La familia imperial de Japón. La familia imperial de Japón.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·