Miércoles 18/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Japón

La Familia Imperial Japonesa abre el palacio de Tokio a las visitas por Año Nuevo

Japón

El emperador Akihito, la emperatriz y los príncipes Naruhito y Masako saludarán a los japoneses que entrarán en la residencia imperial el 2 de enero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Casa Imperial de Japón siempre ha sido famosa por su hermetismo y su lejanía respecto a los japoneses. Para tratar de romper esa sensación, en los últimos años el emperador Akihito ha puesto en marcha iniciativas para acercar la institución imperial a los ciudadanos del país. Aquí se enmarca la jornada de puertas abiertas del Palacio Imperial, que se celebra con motivo de la llegada de un nuevo año.

El emperador de Japón y su familia, en una jornada de puertas abiertas del Palacio Imperial. El emperador de Japón y su familia, en una jornada de puertas abiertas del Palacio Imperial.

El Palacio Imperial de Tokio es la residencia oficial del emperador y de su familia desde que en 1868 la corte japonesa se trasladó desde la ciudad de Kyoto a la actual capital del país.

Habitualmente, los turistas sólo pueden acceder mediante visitas guiadas a los jardines del ala este. Sin embargo, esta regla tiene desde hace años dos excepciones: el día del cumpleaños del emperador Akihito (23 de diciembre), y el 2 de enero, para conmemorar la llegada el Año Nuevo.

En estos dos días, los visitantes pueden acceder al resto de los jardines que rodean el palacio y a las instancias interiores de los distintos edificios que componen el complejo imperial, incluyendo el palacio reconstruido tras los bombardeos aliados en la Segunda Guerra Mundial.

Gracias a esta excepción, los japoneses y turistas podrán visitar este 2 de enero los salones recorrer las habitaciones de la residencia del emperador, entre las 9:30 y las 14:10.

Los visitantes también podrán ver a la familia imperial japonesa. Con motivo de esta jornada de puertas abiertas, el emperador Akihito, su esposa la emperatriz Michiko, los príncipes herederos Naruhito y Masako, el hermano de Naruhito, Akishino y una de las nietas del emperador, Mako, y otros miembros de la realeza saldrán a saludar a los visitantes.

Los miembros de la familia imperial aparecerán en un balcón del palacio en cinco ocasiones a lo largo de esa mañana. Es tradicional que el emperador Akihito pronuncie unas palabras para dar la bienvenida a los visitantes al recinto imperial, un momento que los japoneses que acuden al palacio, con sus banderas de Japón, esperan con ilusión.

Un signo de cercanía de la casa real más hermética

No hay que olvidar que la casa imperial japonesa ha sido siempre una de las más herméticas y lejanas del mundo. Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación del país por las tropas estadounidenses, el emperador era considerado una divinidad.

De ahí que los súbditos normales y corrientes no pudieran ver ni oír siquiera al emperador. El 15 de agosto de 1945, el padre de Akihito, Hirohito, anunció por radio la rendición de Japón ante Estados Unidos: era la primera vez que millones de japoneses escuchaban la voz del emperador.

En los últimos años, Akihito ha ido cambiando algunas normas de este estricto protocolo para acercar la institución imperial a los ciudadanos japoneses.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·