Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Para evitar que sean vendidas o se les dé un uso “político o humorístico”

Piden a Ada Colau las placas que retirará de la Plaza Juan Carlos I

La Hermandad Nacional Monárquica de España ha registrado un escrito en el ayuntamiento tras hacerse oficial el cambio de denominación por “Cinco de Oros”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El cambio de nombres de las calles ‘monárquicas’ de Barcelona que ha puesto en marcha el gobierno municipal de Ada Colau se inició recientemente al hacerse oficial la nueva denominación de la Plaza Juan Carlos I, que pasa a ser la Plaza Cinco de Oros. Eso ha provocado la reacción de un grupo de monárquicos catalanes.

Placa de la Plaza Juan Carlos I de Barcelona. Placa de la Plaza Juan Carlos I de Barcelona.

El ayuntamiento de Barcelona ha optado por oficializar uno de los nombres “oficiosos” de la Plaza Juan Carlos I, como era la del Cinco de Oros -también se la llama la Plaza del Lápiz por el obelisco que hay-.

El Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona publicó el 23 de septiembre ese cambio de denominación: de Plaza Juan Carlos I a Plaza Cinco de Oros (Cinc d’Oros en catalán).

Monarquía Confidencial ha podido saber que esta decisión del gobierno de Colau ya ha reaccionado un grupo de partidarios de la monarquía, la Hermandad Nacional Monárquica de España. Su delegado en Barcelona ha registrado un escrito en el ayuntamiento, dirigido a la alcaldesa, en el que le hacen una petición: que les entregue a ellos las placas de la Plaza Juan Carlos I.

Evitar un uso político o humorístico” de las placas

Desde la Hermandad Nacional Monárquica de España prevén que el cambio de nombre, lógicamente, hará que en breve el consistorio retire las placas con la denominación “Plaza Juan Carlos I” o “Plaça Joan Carles I” para colocar las del nuevo nombre “Cinc d’Oros”.

El objetivo de ella petición de este grupo de partidarios de la monarquía es conservar y guardar las placas con el nombre de la Plaza Juan Carlos I, y “evitar con ello que sean comercializadas, o entregadadas a terceras personas u organizaciones que hagan un mal uso de las mismas, ya sea político, humorístico, o ya sea su venta”.

De esta manera se ofrecen también a “evitar problemas” al ayuntamiento de Barcelona por el destino que tuviera pensado darle a las placas, para que así tengan una salida “digna” de las paredes de la plaza.

La petición abarca tanto las placas -de piedra o de metal- que hay en la propia plaza, como las que puedan estar guardadas en almacenes municipales.

La delegación en Barcelona de la Hermandad Nacional Monárquica de España incluso indica a Ada Colau en su escrito que ellos estarían dispuestos a pagar lo que cuesten las placas, o el precio que indique el ayuntamiento.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·