Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El pintor ha tardado veinte años en retratarlos

Antonio López, sobre la familia real: “A esas personas les ha cambiado mucho el alma”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Han tenido que pasar más de dos décadas para que el pintor y escultor Antonio López finalice el retrato de la familia real que Patrimonio Nacional le encargó en 1994. Uno de los motivos de la demora, según el pintor, han sido los cambios por los acontecimientos acaecidos en la institución durante los últimos veinte años.  

La reina Sofía y Antonio López. La reina Sofía y Antonio López.

“Yo no pinto fotografías. Yo pinto el alma. Y a esas personas les ha cambiado mucho el alma desde que empecé a pintarles”. Con estas palabras, Antonio López justifica, ante las personas de su entorno más cercano, la causa por la que le ha llevado más de dos décadas culminar el cuadro de la familia real, ahora conocido como el retrato de la familia de Juan Carlos I como consecuencia del relevo en la jefatura de Estado.

“Le ha costado mucho pintarlo por todo lo que ha pasado”

Según ha podido saber Monarquía Confidencial, el artista ha asegurado en más de una ocasión a personas de su confianza que, tanto los reyes Juan Carlos y Sofía como sus tres hijos, ya no son los mismos que hace unos años, cuando se puso por primera vez delante de un lienzo que se ha convertido en la obra más longeva de su trayectoria profesional.

“Le ha costado mucho pintarlo por todo lo que ha pasado”, aseguran fuentes de su entorno.

“Se han dicho muchas cosas, pero lo cierto es que Antonio es un artista y no tiene que ser fácil retratar a una familia a la que le han ocurrido tantas cosas en este tiempo”, añaden.

Divorcio de los duques de Lugo, Caso Nóos, abdicación

Algunos de estos acontecimientos a los que se refiere el entorno más cercano del pintor son el divorcio de los duques de Lugo, el enlace entre Felipe VI y la reina Letizia, el estallido del escándalo Nóos, y la reciente abdicación de don Juan Carlos y posterior proclamación de su hijo.

Todos estos hechos acaecidos en el seno de la corona han provocado que López tenga que modificar en varias ocasiones el boceto inicial.

Su idea de incluir a los consortes de las infantas Elena, Cristina y Felipe VI quedó descartada a raíz de la separación de la duquesa de Lugo y Jaime de Marichalar, lo que también eliminó del proyecto a la reina Letizia e Iñaki Urdangarín.

La abdicación del rey ha motivado que el retrato ya no sea de la familia real, sino de la familia de Juan Carlos I: los reyes anteriores siguen ocupando la posición central en la imagen.

“Había terminado el retrato hace meses”

Según ha podido constatar MC en esas mismas fuentes, el artista “había terminado el cuadro hace meses”, aunque la noticia no saltó a los medios de comunicación hasta el 18 de septiembre.

Sin embargo, “para Antonio López una obra nunca está terminada”. En el último año, el escultor había dado pequeñas pinceladas diarias al retrato, si bien varias personas que vieron la obra a principios de este año aseguran que entonces “ya estaba acabada”.

El cuadro de la familia de Juan Carlos I verá la luz a finales de este año, en una muestra que prepara Patrimonio Nacional. Cuando esa exposición clausure sus puertas, en abril de 2015, el cuadro pasará a formar parte del Museo de Colecciones Reales, aún por concluir su construcción y por tanto aún sin inaugurar. 


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·