Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Un empresario kazako compra Sunninghill, la residencia de campo que regaló la Reina al príncipe Andrés el día de su boda

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un empresario de Kazajistán con el que el príncipe Andrés de Inglaterra ha tenido supuestamente relaciones profesionales, le compró su casa de campo por 15 millones de libras, unos 19 millones de euros. Se da la circunstancia de que la cantidad pagada multiplica por tres el precio que el segundo hijo de la reina Isabel II había pedido a la empresa encargada de venderlo

Kenes Rakishev, de 29 años, presidente de un conglomerado energético de Kazajistán, pagó por la residencia de Sunninghill, que le regaló en su día la Reina, una cantidad superior a la solicitada aunque no había otros interesados, informa hoy el dominical "The Sunday Times".

Rakishev compró la residencia, que tiene doce dormitorios, conjuntamente con su suegro, un ex primer ministro kazako, utilizando para ello una compañía "off shore". Según el periódico inglés, se cree que el hijo menor de Isabel II conoció a los compradores en un viaje a Kazajistán, país al que ha hecho varios viajes tanto de negocios como privados. Andrés ayuda a negociar acuerdos empresariales con esa antigua república soviética como parte de su papel de embajador volante del comercio británico, por el que no es remunerado.

La residencia de Sunninghill fue el regalo de bodas de la Reina al príncipe Andrés por su matrimonio en 1986 con Sarah Ferguson, de la que está divorciado. La casa llevaba cinco años en el mercado inmobiliario. Artur Krivov, ex director de la división británica del conglomerado de Sakishev, Sat&Co, expresó al periódico británico su sorpresa por la discrepancia entre el precio que se pedía y el que finalmente se ofreció.

Un portavoz de príncipe Andrés, que se encuentra esta semana de vacaciones de Kazajistán, declaró, sin embargo, al dominical que la venta había constituido "una transacción normal" y negó que hubiese acuerdos secretos.