Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Sarah Ferguson graba con su hija Eugenia un reportaje clandestino sobre los orfanatos turcos y se granjea los reproches de ese país

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ministra turca para la Mujer y la Familia, Nimet Cubukcu, criticó la emisión del programa -se difundirá mañana en la cadena británica ITV2- y dijo que se ha hecho que coincida deliberadamente con la publicación de un informe sobre el proyectado ingreso de su país en la Unión Europea. "Es obvio que en este caso (la Duquesa) ha querido enfangar a Turquía en una sucia campaña", reprochó la ministra. La portavoz de la duquesa, Kate Waddington, negó que ésa fuera la intención del reportaje, que muestra cómo algunos niños de la institución Saray, cerca de Ankara, permanecen atados a las camas o abandonados todo el día en sus catres.

La duquesa de York negó ayer a través de una portavoz que intentase denigrar a Turquía con un reportaje rodado clandestinamente sobre los orfanatos públicos en ese país y que transmitirá mañana la cadena británica ITV2. La ex esposa del príncipe Andrés de Inglaterra, acompañada de su hija, la princesa Eugenia, de 18 años, y de un equipo de reporteros de la emisora, viajó recientemente a Turquía para investigar las condiciones reinantes en ese tipo de centros. La ministra turca para la Mujer y la Familia, Nimet Cubukcu, criticó la emisión del programa y dijo que se ha hecho que coincida deliberadamente con la publicación de un informe sobre el proyectado ingreso de su país en la Unión Europea. "Es obvio que en este caso (la Duquesa) ha querido enfangar a Turquía en una sucia campaña", reprochó la ministra. La portavoz de la duquesa, Kate Waddington, negó que ésa fuera la intención del reportaje: "La duquesa de York es apolítica, por lo que no tiene ninguna motivación de ese tipo. Lo único que le preocupaba era el bienestar de los niños". Según la prensa británica, la Duquesa se vio obligada a "llevar un disfraz" consistente en una peluca negra y un pañuelo de cabeza para poder entrar en la institución Saray, cerca de Ankara, que acoge a más de 700 niños, muchos de ellos minusválidos. En el interior de esa institución, la Duquesa y su equipo se encontraron con niños atados a las camas o abandonados todo el día en sus catres sin que nadie se preocupase de sacarlos de allí para darles de comer. En respuesta a esta situación, la ministra turca de la Familia dijo que su Gobierno "no tolera abusos de los derechos humanos en las instituciones", y aseguró que está investigando los centros visitados por la Duquesa.