Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El Príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles hacen pública la lista de regalos en sus viajes al extranjero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Por segundo año consecutivo, el heredero de la Corona británica y su esposa, Camilla, han publicado el listado de los regalos recibidos durante los cuatro viajes a siete países (Estados Unidos, Kuwait, Qatar, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos, Uganda y Turquía), que hicieron a lo largo de 2007.

La mayor peculiaridad de la lista es que incluye, además de los regalos oficiales, los espontáneos entregados por la gente en la calle. En total fueron 269 regalos. Sólo en el periplo de diez días por el Golfo Pérsico, recibieron 134 presentes, la mayoría de ellos oficiales.

El regalo más repetido fueron los libros, más de medio centenar, entregados tanto por las autoridades agasajadoras como por los ciudadanos.

En los países de la península arábiga Carlos de Inglaterra y su esposa recibieron, entre otros obsequios, relojes, monedas, una pistola, una espada, collares, alfombras, cuadros, maletas, un rosario de cuentas musulmán de oro y marfil, trajes típicos para ambos (bisht y abaya) y muchas flores.

La otra cara de la moneda fue Uganda (su PIB por habitante es de 1.728 dólares, frente a los 38.672 de Qatar). Allí la primera dama ofreció a la duquesa de Cornualles uno de los regalos más singulares: 8 botellas de agua del Nilo.

En Turquía, en cambio, recibieron alimentos como una cesta de frutos secos y dos botellas de aceite de oliva.

Mientras tanto, en Filadelfia (Pensilvania) los regalos espontáneos se multiplicaron: libros, cd’s, camisetas, gorras de béisbol, fotos, sirope de arce y una reproducción de la campana de la libertad, el símbolo de la ciudad.

Clarence House publicó por primera vez en febrero de 2007 la lista de regalos recibidos desde 2005 por el Príncipe de Gales y su esposa en sus viajes al exterior, después de que varios diputados británicos criticaran el secretismo existente sobre los obsequios, una vez que se supo que la duquesa de Cornualles había lucido en EE UU un collar de rubíes, regalo de la familia real saudí. La prensa británica valoró la joya entre 1,5 y 5 millones de libras (entre casi 2 y 6,5 millones de euros).

Las reglas de la familia real británica establecen que los regalos recibidos en las visitas oficiales pueden ser lucidos, pero nunca vendidos ni cambiados, y deben ser registrados para formar parte de la Colección de la familia real.

Javier Aguilar