Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Podrían separar la Iglesia del Estado en Reino Unido por si el heredero al trono se casa con una católica

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno británico está sometido a las fuertes presiones de su propio partido Laborista para que proponga al Parlamento la separación de la Iglesia del Estado, informó este domingo el dominical "The Sunday Telegraph". Según David Cairns, ex sacerdote católico, "es insostenible que a estas alturas si el heredero del trono quisiese casarse con una católica apostólica romana, tuviese que renunciar a sus derechos. Es absurdo". "Imaginemos que el príncipe Guillermo se casase con una católica. ¿Qué ocurriría si los hijos fuesen católicos?. Un católico no puede ser actualmente gobernador de la Iglesia de Inglaterra", explicó el político laborista.

El Gobierno británico está sometido a las fuertes presiones de su propio partido Laborista para que proponga al Parlamento la separación de la Iglesia del Estado, informó este domingo el dominical "The Sunday Telegraph". Tres ex miembros del Gobierno laborista han apoyado públicamente esa idea, y según uno de ellos, una mayoría de los diputados laboristas está a favor de poner fin a la posición de privilegio que tiene la Iglesia Anglicana desde la Reforma. Mientras tanto, la oposición conservadora acusa a los laboristas de intentar desmontar a hurtadillas la posición de la Iglesia y ha pedido aclaración sobre un informe elaborado por el Gobierno sobre la posibilidad de reformar un elemento de la ley de 1701, que prohíbe a un católico ocupar el trono británico. Según David Cairns, ex sacerdote católico, "es insostenible que a estas alturas si el heredero del trono quisiese casarse con una católica apostólica romana, tuviese que renunciar a sus derechos. Es absurdo". "Imaginemos que el príncipe Guillermo se casase con una católica. ¿Qué ocurriría si los hijos fuesen católicos?. Un católico no puede ser actualmente gobernador de la Iglesia de Inglaterra", explicó el político laborista. Se cree que los laboristas podrían proponer cambiar la ley en su próxima manifiesto electoral, lo que permitiría al primer ministro, Gordon Brown, en el hipotético caso de que ganase las elecciones, replantear la posición de la Iglesia.