Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El Palacio de Buckingham desmiente que el Duque de Edimburgo sufra cáncer

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

No suelen ser habituales los desmentidos en la corte de San Jaime, por eso sorprendió ayer que el Palacio de Buckingham desmintiera que el Duque de Edimburgo, de 87 años y esposo de la Reina Isabel II de Inglaterra desde 1947, padezca un cáncer de próstata.

"El Duque de Edimburgo nos ha autorizado a confirmar que la información publicada hoy en el vespertino "Evening Standard" de que le ha sido diagnosticado un cáncer de próstata es falsa", señala un comunicado de palacio. "Creemos que la historia de portada del Evening Standard" titulada "El Príncipe Felipe reta al susto del cáncer" es una grave violación de su privacidad", agrega la misma nota.

En su información, firmada por el reportero real, el vespertino explicaba que el príncipe Felipe había mantenido últimamente una apretada agenda, incluido una gira de cuatro días con la Reina en Turquía y un viaje de tres días a Ghana. El periódico recordaba que el Duque de Edimburgo fue ingresado el 3 de abril en el hospital King Edward VII, de Londres, tras sufrir una infección pulmonar como consecuencia de un resfriado.

El vespertino citaba, sin embargo, fuentes médicas según las cuales se aprovechó su paso por el hospital para realizarle unos análisis después de que anteriores pruebas de carácter rutinario apuntaran a niveles elevados de PSA, proteína producida por la próstata, uno de los síntomas de ese tipo de cáncer. Un especialista declaró al periódico que era "un secreto a voces en la comunidad médica que Felipe sufre cáncer de próstata" y agregó que si su reciente hospitalización hubiera obedecido sólo a una infección grave de pecho, como se dijo, no habría entrado y salido del hospital sonriendo ni se hubiese dedicado a responder a las cartas desde la cama, sino que habría tenido fiebre.

Felipe de Edimburgo sufre problemas cardíacos desde hace quince años, lo que le obliga a someterse a chequeos regulares y a medicarse, decía también el periódico, según el cual las pruebas que se le hicieron el pasado octubre indicaban un cierto debilitamiento del sistema circulatorio.

En su desmentido oficial, el Palacio de Buckingham defiende "el derecho de los miembros de la Familia Real a la privacidad, sobre todo en lo relativo a su salud personal". "Por eso siempre nos hemos negado a confirmar o negar los rumores persistentes que circulan sobre su salud, en especial durante los meses en los que hay menos noticias. Seguiremos observando esta vieja práctica, pero en esta ocasión, dado que esta historia tan dañina ha tenido una amplia cobertura, el Duque de Edimburgo nos ha autorizado a confirmar que es falsa", dice la nota.

"Consideramos -agrega- que se ha producido una grave violación del derecho del Duque de Edimburgo a la privacidad y llevaremos el tema a la Comisión de Quejas de la Prensa, a la que pediremos que recuerde a todos los directores de periódicos sus obligaciones".