Miércoles 20/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Felipe de Grecia y Dinamarca, duque de Edimburgo, el consorte que más años ha ocupado esta posición

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, se convirtió ayer en el consorte que más años ha ocupado esta posición en la Historia de la Monarquía británica.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

El príncipe Felipe ha batido el récord de 57 años y 70 días que hasta ahora ostentaba la reina Charlotte, esposa del rey Jorge III, que ocupó el trono entre los años 1760 y 1820. La condición de consorte de Felipe de Edimburgo -que a sus 87 años es también el cónyuge más longevo de un monarca de este país- comenzó el 6 de febrero de 1952, el día que su esposa, la hasta entonces princesa Isabel, se convirtió en reina. La Casa Real británica no celebró de manera especial este día. La Reina y su esposo estuvieron en el castillo de Windsor (afueras de Londres), adonde se trasladaron durante el inicio de las vacaciones de Semana Santa.

El Duque, que es poco dado a este tipo de celebraciones, no ostenta oficialmente el título de príncipe consorte. Esta posición fue creada por la reina Victoria (1819-1901) de manera excepcional para su esposo, el príncipe Alberto (tatarabuelo de Felipe de Edimburgo), y no se ha vuelto a emplear. Dice la tradición real británica que la esposa de un rey inglés se convierte de manera automática en su reina consorte, pero el marido de una reina inglesa no tiene ningún papel formal. Felipe de Grecia y Dinamarca nació en la isla de Corfú el 10 de junio de 1921 y fue nombrado Duque de Edimburgo, Conde de Merioneth y Barón de Greenwich por el rey Jorge VI poco antes de contraer matrimonio con la princesa Isabel en 1947. Diez años después de la ascensión al trono de Isabel, fue nombrado por su esposa Príncipe del Reino Unido. Según los cronistas reales, tuvo muchos problemas para adaptarse a la vida de palacio y tuvo muchos enfrentamientos con los miembros de la Corte por expresar abiertamente lo que pensaba y sentía. Esa espontaneidad es la que ha convertido también en legendarias sus meteduras de pata, como cuando recientemente el presidente estadounidense, Barack Obama, le explicó la apretada agenda de reuniones que había tenido con líderes políticos durante la cumbre del G-20 y el Duque le pregunto: "¿Y los puede distinguir?".

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·