Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Annie Leibovitz, el "azote" de Isabel II de Inglaterra, mezcla en "La vida de una fotógrafa, 1990-2005" las fotos de famosos con las de su familia y amigos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La prestigiosa retratista estadounidense hace un repaso por toda su carrera en una exposición de la Portrait Gallery de Londres, en la que se muestran por primera vez unas instantáneas de la mayor figura de la casa de Windsor tomadas en Buckingham Palace. Las imágenes suscitaron una enorme polémica, ya que la cadena pública BBC sugirió en un documental -por el que luego se tuvo que disculpar- que la soberana había abandonado airada la sesión fotográfica.

 

(MÁS FOTOGRAFÍAS EN EL INTERIOR)

Las fotos más insólitas, bellas y emocionantes de la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz (1949) no son las de los personajes famosos que le dieron su reputación, sino las que toma día a día de su familia y amigos. Así queda reflejado en la exposición "La vida de una fotógrafa, 1990-2005" que acoge desde ayer la National Portrait Gallery de Londres, en la que Leibovitz mezcla retratos de celebridades con instantáneas de su vida cotidiana.

La ocasión tiene además un morbo añadido, pues en Londres se muestran por primera vez unos retratos de la reina Isabel II en Buckingham Palace, que estuvieron en el centro de una polémica al sugerir la cadena pública BBC en un documental -por el que se tuvo que disculpar- que la soberana había abandonado airada la sesión fotográfica.

Destacan también el retrato de la actriz Demi Moore embarazada y desnuda, o el del actor Johnny Depp echado en una cama encima de su novia de entonces, la modelo inglesa Kate Moss, él vestido y ella desnuda. Está el Gabinete al completo del presidente de EEUU, George W. Bush -el único toque "extraoficial" es una tirita en el dedo pulgar de Donald Rumsfeld-, y un retrato del entonces presidente Bill Clinton en la Sala Oval de la Casa Blanca de 1993.

No faltan Al Pacino entre luces y sombras, Mick Jagger sentado y solitario sobre una cama, la modelo estadounidense Cindy Crawford representada como Eva con una serpiente al cuello o un extravagante Brad Pitt con pantalones de leopardo.

"La vida de una fotógrafa", que ya se exhibió en Nueva York antes de llegar a Europa, no pasa por alto su faceta más humana, su fotografía más natural, espontánea e incluso sorprendente: sus hijas -la primera, Sarah, alumbrada a los 51 años, y sus gemelos Samuelle y Susan, de una madre de alquiler- y, sobre todo, su amante, la escritora Susan Sontag, ya fallecida.

Brad Pitt fotografiado por Annie Leibovitz