Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

El rey Mswati III de Suazilandia, organiza una fiesta multitudinaria para elegir a su decimocuarta esposa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Swazilandia es un pequeño reino africano rodeado de montañas y situado al sur del continente, dentro de la actual República de Suráfrica. El pasado fin de semana, 70,000 doncellas compitieron durante la tradicional danza, conocida como 'umhlanga', para convertirse en la próxima esposa de uno de los soberanos más ricos del planeta.

 

La danza 'umhlanga', que tiene lugar durante tres días de fiestas en el Palacio de Ludzidzini batió este año todos los récord con la presencia, el lunes pasado, de 70 000 jóvenes según la agencia Reuters. Las doncellas vestían ó mejor dicho no vestían nada de la cadera hacía arriba aunque aparecían engalanadas con collares y faldas con los colores de la bandera suazi.

Las jóvenes participan voluntariamente en las fiestas, con la esperanza de cambiar la pobreza por las comodidades palaciegas que les ofrece un matrimonio real. La afortunada que resulta elegida, no contrae matrimonio con el monarca hasta después de quedar encinta, es decir, de demostrar su fertilidad. Solo así está en condiciones de ser la nueva reina.

La 'fiesta' tiene sus normas: solo se admiten doncellas vírgenes entre 14 y 20 años de edad. Aunque oficialmente las festividades son en honor la Reina Madre, Ntombi, su hijo el rey participa en ellas el último día para elegir esposa entre las participantes. El Rey también aprovecha la ocasión para hacer uno de los discursos tradicionales a la nación suazi.

La danza 'umhlanga' ha recobrado su tradición anual desde que el actual monarca la reintrodujo en 1999. La Reina Madre (y de iure co-Jefe de Estado), quien también es conocida como la Gran Elefante (Indovukazi) se encarga de presidir las festividades hasta el último día cuando su hijo la honra con su presencia. Para la ocasión el monarca se viste en atuendos tradicionales hechos con piel de leopardo y porta sus lanzas de caza.

Mswati III ha sido soberano de Suazilandia desde 1986 en que murió su padre Sobhuza II; quien al morir había contraído matrimonio en 70 ocasiones y dejo una descendencia de aproximadamente 1000 nietos. El Rey Mswati es el único monarca africano que aparece un la lista de Forbes de los soberanos más ricos del mundo ocupando el puesto 15. Hasta el momento tiene 13 reinas (inkhosikati) de las cuales dos lo abandonaren en el 2004: inkhosikati LaHwala e inkhosikati LaMagwaza; y alrededor de 23 vástagos.

En los últimos años el soberano, su madre, y las reinas han sido criticados por grupos de Suazilandia que piden reformas democráticas y rechazan, tanto los gastos exorbitantes como las muestras de lujo excesivo de la Familia Real, en un país asolado por el sida, y donde dos tercios de sus súbditos viven en la pobreza.

Rafäel Cruz