Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Otras Casas Reales

Jigme Khesar Wangchuck es coronado como nuevo rey de Bután y quinto "dragón" de la dinastía Wangchuck

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con el máximo líder espiritual de Bután, Je Khenpo, como maestro de ceremonias, el joven de 28 años fue coronado ayer en una solemne ceremonia celebrada en la sala real del Fuerte de Thimbú. La coronación contó con la presencia de la presidenta india, Pratibha Patil, como invitada de honor, aunque también acudieron la presidenta del gobernante Partido del Congreso de la India, Sonia Gandhi, y su hija Priyanka. Tras el rito central, durante hoy y mañana tendrán lugar danzas tradicionales de los diferentes grupos étnicos del país y concursos culturales en un estadio de la capital, pero los festejos se alargarán durante más de un mes.

El joven Jigme Khesar Namgyel Wangchuck fue coronado ayer nuevo rey de Bután en una solemne ceremonia celebrada en la sala real del Fuerte de Thimbú. El padre del nuevo monarca, Jigme Singye, posó sobre la cabeza del quinto "dragón" de la dinastía Wangchuck la tradicional corona con forma de cuervo tras el canto de versículos budistas ("sutras"). La coronación tuvo lugar a las 08.31 hora local (02.31 GMT), el momento "auspicioso" previsto por los astrólogos de la Casa Real, tal y como apuntó el primer ministro, Jigme Thinley. Con el máximo líder espiritual de Bután, Je Khenpo, como maestro de ceremonias, Khesar tomó su asiento en el trono y los monjes iniciaron sus ofrendas, que se alargaron durante horas en un elaborado ritual budista. Thinley y otras autoridades entregaron al monarca de 28 años pequeños objetos representativos de la tradición budista, como la rueda del "dharma" (ley natural), un elefante como símbolo de la fortaleza y un caballo, signo de velocidad, entre otros obsequios. También se le ofreció incienso, frutas y conchas marinas, siempre con el ruido mántrico de las voces religiosas de fondo. La coronación, retransmitida en circuito cerrado por la televisión estatal butanesa (BBS), contó con la presencia de la presidenta india, Pratibha Patil, como invitada de honor, aunque también acudieron la presidenta del gobernante Partido del Congreso de la India, Sonia Gandhi, y su hija Priyanka. Tras el rito central, durante hoy y mañana tendrán lugar danzas tradicionales de los diferentes grupos étnicos del país y concursos culturales en un estadio de la capital del remoto reino del Himalaya, aunque las celebraciones se alargarán durante más de un mes. Las autoridades decidieron cortar ayer las conexiones telefónicas en Thimbú, pequeña localidad enclaustrada en un hermoso valle verde, por motivos de "seguridad". Bután, que ha estrenado Parlamento democrático este año con la celebración de sus primeras elecciones, se halla inmersa en una lenta apertura de sus instituciones. Khesar recoge así el testigo de su padre, Jigme Singye, arquitecto de las reformas que han convertido a Bután en una monarquía parlamentaria con el concepto de "Felicidad Nacional" por bandera.