Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Japón

La princesa Masako no acompañará al príncipe heredero Naruhito en su visita a España por su estado de salud

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La princesa Masako de Japón no acompañará al príncipe heredero Naruhito en la visita que éste hará a la Expo de Zaragoza 2008 en julio debido a que su estado de salud y la depresión que padece aun perduran

Desde 2004 la princesa Masako, apodada "la princesa triste", se encuentra bajo tratamiento médico por padecer un trastorno adaptativo, con síntomas de ansiedad y estado de ánimo depresivo. A consecuencia de esta depresión, la princesa ha limitado sus labores oficiales. Por este motivo, la princesa Masako tampoco acompañará al príncipe Naruhito en la visita oficial que éste realizará a Brasil desde el 16 de junio para celebrar el 100 aniversario del comienzo de la inmigración japonesa a ese país.

Durante su visita a España, Naruhito pronunciará una conferencia patrocinada por una comisión de Naciones Unidas sobre agua y sanidad, uno de los eventos de la Expo Zaragoza 2008.

La princesa, enferma de depresión desde el año 2003, parece y según ha dado a conocer su marido, el príncipe heredero de Japón, Naruhito, que aún no está en condiciones de realizar viajes oficiales al extranjero, ya que, aunque su estado de salud ha ido mejorando, no se puede decir que esté totalmente recuperada. “La princesa Masako se encuentra en estos momentos en vías de recuperación, pero su médico me ha dicho que todavía necesita tiempo antes de estar en condiciones de viajar a un país extranjero”, confirmaba Naruhito en una conferencia de prensa en Tokio horas antes de iniciar una visita oficial en solitario a Mongolia.

La Princesa japonesa, que ha vivido durante largos meses apartada de la vida pública debido a una depresión nerviosa, todavía debe seguir un tratamiento, y aunque en palabras de su marido, “ella hace todos los esfuerzos posibles por recuperarse físicamente”, el tiempo será el medicamento fundamental en la vida de la princesa. “Se aprecia además que está más activa”, recalcó Naruhito en el Palacio Imperial al mencionar que su esposa lo había acompañado recientemente durante un desplazamiento oficial a Nagano, en los Alpes japoneses.

Según se dice, su estado de salud se debía a las presiones recibidas para quedarse embarazada y traer al mundo un niño que asegurase la sucesión. Depresión que remitió en gran medida con el nacimiento de Hisahito, hijo de el príncipe Akishino y la princesa Kilo, el primer Heredero masculino al Trono del Crisantemo en cuatro décadas, desde 1965.

Para los tradicionalistas, la llegada al mundo de este bebé supuso el fin del debate sucesorio abierto en Japón por la inexistencia, hasta ese momento, de un Heredero varón que relevara al príncipe heredero Naruhito y su hermano, el príncipe Akishino, dado que en el país aún está en vigor la ley sálica y ninguno de los dos hijos del Emperador tenía descendencia masculina. Se había planteado la posibilidad de reformar dicha normativa para permitir el ascenso al trono de la princesa Aiko, única hija de los príncipes herederos Naruhito y Masako. Una polémica medida a la que se opuso, desde el primer momento, el sector más conservador de la sociedad nipona, defensor de mantener pura una línea imperial de ascendencia masculina, aferrándose a una tradición milenaria.