Martes 17/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Japón

Se ha tenido que cancelar un banquete de fin de año

La mala salud de Akihito redobla el debate en Japón sobre la abdicación

El emperador anunció en agosto su deseo de abdicar, pero aún no se ha aprobado el cambio legal que permitirá por primera vez una renuncia al trono

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Hay momentos en que siento varias limitaciones por mi condición física”: ese fue uno de los motivos que el emperador de Japón esgrimió en el mensaje de televisión en el que expresó en agosto su deseo de abdicar. Ahora esas limitaciones se están haciendo evidentes, ya que Akihito lleva días con problemas para cumplir su agenda.

El emperador Akihito y la emperatriz Michiko. El emperador Akihito y la emperatriz Michiko.

En esa alocución a los japoneses, Akihito explicó que le preocupaba “que pueda convertirse en algo difícil para mí llevar a cabo mis responsabilidades como símbolo del Estado, tal y como he venido haciendo hasta ahora”. Es decir, quería ceder ya el testigo a su hijo Naruhito antes de notarse sin fuerzas para mantener su actividad pública.

El gobierno de Shinzo Abe está estudiando la mejor forma de adaptar la ley para permitir que el emperador abdique. Pero hay un fuerte debate sobre si habilitar sólo esta abdicación o ya establecer un mecanismo para que lo puedan hacer futuros emperadores, e incluso se ha suscitado el debate sobre si aprovechar el cambio de la ley de la casa imperial para acabar con la discriminación de las mujeres de la línea de sucesión.

Pero todavía no se ha aprobado, y mientras tanto el debate se recrudece estos días debido a la “baja” del emperador en varios actos que tenía previstos. El pasado viernes 16 se canceló una aparición pública en el Palacio Imperial de Tokio, después de que sus médicos le detectaran fiebre.

Se descartó que tuviera gripe, pero aún así los médicos le recomendaron reposo para recuperarse mejor.

Por eso este lunes 19 también se canceló el banquete de fin de año que iba a celebrar en el Palacio Imperial de Tokyo con el primer ministro, Shinzo Abe, con el resto de miembros del gobierno y con su hijo el príncipe heredero Naruhito.

El viernes 23 será otra fecha importante: Akihito cumplirá 83 años, y por el momento los actos organizados por la onomástica del emperador de mantienen en marcha.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·