Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

“¡Qué bueno! Para mis nietos”. La reacción de la reina ante el regalo de Manos Unidas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Manos Unidas ha querido tener un detalle con la reina durante su última audiencia celebrada el 23 de julio en el palacio de la Zarzuela. La organización benéfica ha entregado dos regalos a doña Sofía, quien se ha mostrado gratamente sorprendida.

Según ha podido saber Monarquía Confidencial, los obsequios entregados por los representantes de la directiva de la organización a doña Sofía han sido dos cuentos de educación en valores. Dichos regalos fueron aceptados por la reina con gran entusiasmo, quien aseguró que se los daría a sus nietos.

Los libros de los que se le hizo entrega, “Super Pepo. Historias de auténticos Superhéroes” y “Empieza por la A. Historias que hablan de los principios”, fueron calificados por doña Sofía como “enternecedores”.

Fuentes presentes en la audiencia con la reina han explicado a Monarquía Confidencial cómo se desarrolló el cordial encuentro entre Manos Unidas y doña Sofía. Aseguran que estuvo muy sonriente durante el acto y especialmente interesada por los proyectos en los que la organización se encuentra inmersa actualmente.

La audiencia, de media hora de duración aproximadamente, se celebró en uno de los salones principales de la Zarzuela, en el que varios directivos de la cooperativa internacional tuvieron la oportunidad de charlar amistosamente con doña Sofía.

Los temas que ocuparon mayor espacio en la conversación mantenida fueron, entre otros, la crisis por la que atraviesa España y el trabajo que Manos Unidas está desempeñando, a día de hoy, para paliar este problema.

Un encuentro demasiado breve

La reina ha demostrado siempre una especial predilección hacia la cooperativa, con quien mantiene una estrecha relación y colabora asiduamente a través de su fundación Reina Sofía.

Durante los últimos minutos de la audiencia, la reina quiso mantener otra charla con los representantes de la organización, pero sin la presencia del equipo de seguridad ni el servicio de protocolo en la sala.

Tal es la simpatía que doña Sofía siente hacia Manos Unidas que, tras haber transcurrido la media hora de duración estipulada para la audiencia, el servicio de protocolo tuvo que insistir a la reina para que se despidiera de los representantes de la ONG.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·