Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Los hijos y nietos de exiliados republicanos quieren nacionalizarse gracias a la Ley de Memoria Histórica pero sin jurar fidelidad al Rey

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Asociación de Descendientes del Exilio afirma en un comunicado que no se opone a la obediencia constitucional y de las leyes, pero también considera que la declaración de fidelidad al Monarca es obsoleta y, además, no es exigida en todos los casos de nacionalización. "La fórmula establecida obliga a un acto de fe de tipo monárquico a quienes puede que no lo sean", dicen. La Ley del 27 de diciembre de 2007 establece la posibilidad de adquirir la nacionalidad por parte de las personas cuyo padre o madre hubiera sido español durante la Guerra Civil y la dictadura, y reconoce ese mismo derecho a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Los hijos y nietos de exiliados republicanos que tuvieron que abandonar el país a causa de la Guerra Civil pidieron ayer que la Ley que ahora les permite obtener la nacionalidad española elimine el requisito de jurar o prometer fidelidad al Rey por entender que puede afectar a sus derechos fundamentales. La Asociación de Descendientes del Exilio considera incomprensible que se les obligue prometer fidelidad al Monarca, aunque  subraya que, en absoluto, se opone a la obediencia constitucional y de las leyes.

El motivo por el que este colectivo renuncia a este requisito es porque, en su opinión, la declaración de fidelidad al Rey es obsoleta y, además, no es exigida en todos los casos de nacionalización. "La fórmula establecida obliga a un acto de fe de tipo monárquico a quienes puede que no lo sean", aclara la Asociación.

La Ley del 27 de diciembre de 2007 establece la posibilidad de adquirir la nacionalidad por parte de las personas cuyo padre o madre hubiera sido español durante la Guerra Civil y la dictadura, y reconoce ese mismo derecho a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio.