Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Los duques de Palma de Mallorca concluyen su visita a los Estados Unidos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La hija menor de los Reyes, la Infanta Cristina, y su esposo, Iñaki Urdangarín concluyeron ayer sábado en Boston una visita oficial de dos días a Estados Unidos que fuentes de la Casa Real consideran de apoyo a la cultura y empresas españolas

Su primer acto, el pasado viernes, consistió en una vista a la empresa "Instrumentation Laboratory", que pertenece al grupo empresarial español Werfen Group, dedicado a la fabricación de aparatos de análisis para hospitales e investigación. Tiene una plantilla de 1.500 trabajadores y está presente en Iberoamérica, Asia y Europa del Este. Ese mismo día, se trasladaron al Real Colegio Complutense cuyo objetivo es, desde que se creó en 1990 por un acuerdo entre las universidades de Harvard- donde radica- y la Complutense de Madrid, promover la cooperación académica, científica y cultural entre ambos centros de formación superior. Tras almorzar con las autoridades académicas, doña Cristina y su esposo se reunieron con los profesores e investigadores españoles que desarrollan su labor en esa institución docente.

Ayer sábado, los Duques de Palma de Mallorca visitaron la Biblioteca Pública de Boston, una de las señas de identidad de la ciudad, que nació en 1895 y alberga una de las colecciones de libros españoles más importantes de los Estados Unidos. Las obras fueron donadas por George Ticner, profesor de Harvard y el primer gran hispanista norteamericano. Durante un viaje por España a principios del siglo XIX, el docente adquirió libros y documentos de relevancia, que cedió a la Biblioteca para facilitar su acceso al público. Una cena en el Museo de Bellas Artes de Boston puso fin a la visita, en la que previamente inauguraron dos exposiciones sobre arte español.

La primera, con el título "Del Greco a Velázquez. El arte en el reinado de Felipe III", incluye una importante colección de pinturas que va de 1598 a 1621) y en el que se puede observar la evolución hacia un arte más natural y expresivo, desde la austeridad propiciada durante el reinado del monarca Felipe II. La segunda muestra, que inauguraron esa misma tarde, está dedicada a Antonio López García e incluye unas sesenta pinturas, dibujos y esculturas del artista español, considerado el padre de la escuela hiperrealista madrileña.