Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Así dejó Jaime Marichalar la Familia Real

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Lo de ayer fue una sorpresa. Nadie esperaba, tras el costoso anuncio del divorcio de los duques de Lugo el pasado 25 de noviembre que, hasta casi dos meses después, el 21 del mes de enero no iba a quedar constancia de su divorcio en el Registro Civil de la Familia Real. Y dos meses y medio para enterarnos... ¿Tanto cuesta cambiar las fotos (en la imagen la nueva Familia Real) de la página web de la Casa y retirar la biografía de Jaime Marichalar? ¿El juez que tenía resolver las condiciones del mutuo acuerdo se durmió en los laureles? ¿Han sido los cambios en la Casa Real y los que quedan por venir el detonante de los retrasos?

 

FOTOGRAFÍA: CASA REAL

El teletipo de Efe, como siempre en los últimos tiempos, anunciaba un desenlace que todos creían ya zanjado: "La Infanta Elena, hija mayor de los Reyes, está ya divorciada legalmente de Jaime de Marichalar, tras la inscripción realizada el pasado 21 de enero en el Registro Civil de la Familia Real y que hoy ha sido dado a conocer por fuentes del Palacio de la Zarzuela. Los Duques de Lugo, que contrajeron matrimonio en la catedral de Sevilla el 18 de marzo de 1995, dejaron de vivir juntos en noviembre de 2007 y dos años más tarde acordaron divorciarse. De acuerdo con lo que figura en la biografía de Doña Elena que aparece en la página web de la Casa Real, "con fecha de 21 de enero de 2010 se efectuó la inscripción, en el Registro Civil de la Familia Real, de la sentencia del procedimiento de divorcio, por mutuo acuerdo, de su matrimonio con Don Jaime de Marichalar y Sáenz de Tejada". La Infanta, que el pasado 20 de diciembre cumplió 46 años, tuvo en su relación con Jaime de Maricharlar dos hijos, Juan Felipe Froilán, de 11 años, y Victoria Federica, de 9. La hija mayor de los Reyes, licenciada en Ciencias de la Educación, compagina su actividad como directora de Proyectos Culturales y Sociales de la Fundación Mapfre, con la representación de la Corona en numerosos actos oficiales".

Hay quien dice que, tras la separación, fue la decisión del Museo de Cera de trasladar a Jaime Marichalar del grupo de la Familia Real a la plaza de toros de una sala contigua, lo que marcó un antes y un después. Lo que ha venido después ha sido más de lo mismo. Puede ser. Pero lo de ayer se produce en un contesxto distinto: para empezar los dos responsables de prensa de la Casa Real que la liaron en aquellos finales días de noviembre ya no están. Juan González Cebrián y Jordi Gutiérrez se fueron por la puerta de atrás, y de mala manera. Los nuevos tampoco se lucen: que ayer 9 de febrero se anuncie un hecho del 21 de enero demuestra que las cosas tampoco mejoran. O se anuncia en su momento o se deja pasar.

La única explicación que todos interpretan es que si se quiere 'oficializar' el divorcio es porque viene algo después. Y aunque en medios cercanos a Zarzuela siguen negando la búsqueda de la nulidad sacramental de los antiguos duques de Lugo, como ya dijo MC las gestiones siguen... y van en Roma por buen camino. Por lo demás, destacar el silencio señorial de Jaime Marichalar en un 'interregno', el navideño, tan dado a declaraciones de buenos deseos. Quizá eso le permitió conservar su corona ducal en los crismas que envió. 'Sic transit': la Familia Real ya no será lo mismo sin el. Podía haber salido de otra forma. Con un comunicado más afectuoso hacia su persona... Se va mal. Las cosas no se han hecho bien. Y los cambios que viene en la Casa lo pondrán de manifiesto.

 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·