Martes 06/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El Rey apuesta por una respuesta coordinada de la UE ante la crisis financiera

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Rey se mostró favorable ayer a que la UE respondiera de forma coordinada a la actual crisis financiera mundial y consideró que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, estaba donde tenía que estar, en alusión a su ausencia en la recepción que la Familia Real ofrece cada año con motivo de la Fiesta Nacional. Acompañaron a don Juan Carlos y doña Sofía los Príncipes, las infantas Elena y Cristina, junto a su esposo, Iñaki Urdangarín, así como los duques de Soria y el duque de Calabria.

Don Juan Carlos se pronunció ayer en este sentido ante un grupo de invitados a la recepción en el Palacio Real, ante los que también subrayó que, ante la actual situación económica, hay que aguantar el tirón. El Príncipe también charló con algunos invitados sobre la crisis financiera y esperó que la reunión de ayer por la atrde en París saliera mejor que la que el fin de semana pasado celebraron los líderes de los países europeos del G-8, esto es, Francia, Reino Unido, Alemania e Italia, tras la cual cada uno de ellos actuó de forma diferente.

Tanto el Rey como Don Felipe se mostraron satisfechos de cómo había discurrido el desfile, a pesar de que el mal tiempo ha impedido volar a los helicópteros de las Fuerzas Armadas y a los aviones de transporte de la Fuerza Aérea. Durante la línea de saludos de los invitados a la Familia Real, éstos mostraron especiales muestras de afecto al ex ministro de UCD Álvaro Rengifo, que acudió a la recepción en silla de ruedas. El senador y presidente fundador del PP, Manuel Fraga, fue de los que más se detuvo en hablar con los Reyes y los Príncipes durante el besamanos.

En total, la Casa Real cursó este año para la recepción en el Palacio Real alrededor de un millar de invitaciones dirigidas tanto a los representantes de las instituciones del Estado como a los distintos sectores de la sociedad. De esas invitaciones, unas 170 fueron para representantes de los medios de comunicación. En años anteriores, además de los periodistas invitados por Casa Real, la prensa podía solicitar una acreditación previa para cubrir el acto, pero en esta ocasión la Casa del Rey optó por ampliar la lista de periodistas invitados y eliminar las acreditaciones con el objeto de impedir que se formaran improvisadas ruedas de prensa con el presidente del Gobierno y el líder de la oposición como venía ocurriendo de cinco años a esta parte.