Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La Princesa de Asturias se emocionó con un bebé que cogió en sus brazos en su visita a Calatayud, Zaragoza

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los usuarios del centro de minusválidos qule regalaron varios delantales para ella, para el Príncipe, y para las infantas. Y para Leonor y Sofía y sus ocho sobrinos, también dos cajas con camisetas y un conejo de peluche, que los internos habían elaborado durante las últimas semanas

 

 

FOTOGRAFÍA: IPA Press.

La Princesa de Asturias inauguró ayer el Centro de Atención y Recursos de la Asociación de Minusválidos Bílbilis-Amibil, de Calatayud (Zaragoza), en un acto en el que pudo conocer de primera mano las actividades que desarrollan treinta personas con deficiencia intelectual. Doña Letizia estuvo acompañada por el presidente del Gobierno aragonés, Marcelino Iglesias y otras autoridades de la Comunidad.

A su llegada, sobre las 12:30 horas, los presentes guardaron un minuto de silencio en recuerdo del guardia civil José Manuel Piñuel, que esta madrugada falleció en el municipio alavés de Legutiano, en el atentado perpetrado por la banda terrorista ETA contra la casa cuartel en la que vivía.

El Centro de Minusválidos abrió sus puertas hace tres años y en sus instalaciones treinta personas con discapacidad intelectual desarrollan numerosas actividades de terapia ocupacional y reciben varios servicios, entre ellos atención psicológica y psicopedagógica y actividades de logopedia y sensoriales, entre otros.

La Princesa, vestida con un pantalón negro y una chaqueta blanca, entró en una de las salas del centro y allí se acercó a cada uno de los usuarios para preguntarles por su estado y por las actividades que en ese momento realizaban, como costura, elaboración de detalles para bodas, comuniones y bautizos o envoltorios de caramelos. "Me alegro mucho de venir a veros, estoy encantada", dijo la Princesa de Asturias a un grupo de miembros de la asociación, entre los que se encontraba José Antonio Morte, artífice de la idea de solicitar a la Casa Real que fuera doña Letizia la encargada de inaugurar oficialmente el centro.

Todos los usuarios aseguraron estar entusiasmados y "contentísimos" con la visita de Doña Letizia, quien también pudo ver un invernadero que tiene el centro y en el que trabajan varias jóvenes, muchas de las cuales se emocionaron al verla en persona. Otro grupo de usuarios del centro le hicieron entrega de varios regalos: delantales pintados por ellos mismos para ella, para el Príncipe de Asturias, para sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía, y también para sus ocho sobrinos.

Para las dos infantas también prepararon dos cajas con una camiseta y un conejo de peluche, regalos que los usuarios del centro han elaborado con mucha ilusión durante las últimas semanas, según explicó una de las trabajadoras, la psicóloga Marisol Alconchel.

Doña Letizia acabó de ver las instalaciones del centro y posteriormente, ya a la salida, se hizo una foto con los miembros de la asociación, para después acercarse a saludar a las más de 300 personas de Calatayud que se encontraban en la calle, esperando para verla. Fue en ese momento cuando viendo un bebé se emocionó y quiso cogerlo en sus brazos, momento en que una de las asistentes le dijo: "Ande ¡anímese con otro!"