Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Se subasta en Londres el diamante "Wittelsbach azul", regalo de Felipe IV a su hija Margarita Teresa de Austria

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De un color azul grisáceo,  la magnífica joya procede de las famosas minas de diamante de la India y pertenece actualmente a una colección privada. Según los expertos, podría alcanzar en la subasta un precio de más de 11,5 millones de euros. El diamante tiene una larga historia vinculada a las casas reales de Austria y de Baviera: el diamante lo llevaron los sucesivos monarcas bávaros en la orden del Toisón de Oro y en la corona real bávara hasta la abdicación en 1918 del rey Luis III de Baviera.

Un diamante azul de 35.56 quilates regalado a la infanta Margarita Teresa de Austria (1651-1673) por su padre, el rey Felipe IV de España, será subastado el próximo 10 de diciembre por Christie's en Londres. Margarita Teresa es la figura central de "Las Meninas", de Velázquez, que la pintó rodeada de sus damas de honor en uno de los cuadros más famosos de la historia del arte. Felipe IV le regaló el diamante, conocido como el "Wittelsbach azul", en 1664 cuando la Infanta tenía sólo trece años, como parte de la dote por su compromiso matrimonial con su tío materno, Leopoldo I de Austria, futuro emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. La Infanta falleció a los 21 años en 1673 como consecuencia de un parto, tras haber dado a luz a cuatro hijos de ambos sexos, de los cuales sólo uno llegó a la edad adulta. El "Wittelsbach", de un color azul grisáceo, procedente de las famosas minas de diamante de la India y que pertenece actualmente a una colección privada, podría alcanzar en la subasta un precio de más de 11,5 millones de euros. El diamante tiene una larga historia vinculada a las casas reales de Austria y de Baviera: a la muerte de Margarita Teresa, en 1673, su viudo, el emperador Leopoldo I de Austria (1640-1705), se quedó con la dote, y el diamante pasó a sus herederos. En 1722, la piedra preciosa llegó a la familia Wittelsbach con motivo del matrimonio de la archiduquesa Maria Amalia de Austria con el príncipe heredero de Baviera Carlos Alberto. El diamante lo llevaron los sucesivos monarcas bávaros en la orden del Toisón de Oro y en la corona real bávara hasta la abdicación en 1918 del rey Luis III de Baviera. Al anunciar la subasta, Christie's señaló que hasta 1723 todos los diamantes de la realeza europea procedían de la India, en especial de las minas del Estado de Hyderabad, aunque los diamantes azules también llegaban de otro Estado, el de Bihar. Hoy se conservan muy pocos, entre ellos el "Kohinoor", que forma parte de las Joyas de la Corona Británica, el "Régent", que se conserva en el museo del Louvre, y el "Orlov", que está en el Kremlin. El mayor y más famoso diamante azul del mundo es el llamado "Diamante Esperanza", de 45 quilates, que perteneció a la Corona francesa y se conserva actualmente en el Instituto Smithsonian de Washington.