Miércoles 23/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Entre medidas de seguridad para garantizar la discrección

Leonor y Sofía reciben un curso de cocina en un restaurante con dos estrellas Michelin

Acudieron a las clases en DSTAgE, en el barrio madrileño de Chueca. Prepararon una tarta y se mostraron muy simpáticas con el resto de niños

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

A sus once y diez años, poco se sabe de la actividad diaria de la princesa Leonor y la infanta Sofía. Asisten a pocos actos oficiales y sus padres tratan de que tenga una infancia lo menos condicionada posible por su condición de miembros de la familia real. Entre sus aficiones, parece que está la cocina: recientemente acudieron a un curso.

La familia del rey, en la Comunión de la infanta Sofía. La infanta Sofía y la princesa Leonor, en la comunión de la primera.

El restaurante DSTAgE, con dos estrellas Michelin, se encuentra situado en la calle Regueros, en el madrileño barrio de Chueca. Además de la propia actividad como restaurante, también ofrece cursos de cocina tanto a adultos como a niños aficionados a la cocina.

El pasado fin de semana se impartió un curso, “Kids 2”, dirigido a niños de entre ocho y doce años y que tiene como objetivo “fomentar la creatividad de los más pequeños a través de la cocina. La sorpresa que se llevaron los niños, según ha podido saber Monarquía Confidencial, es que entre los asistentes al curso estaban la heredera de la Corona de España y su hermana pequeña.

Medidas especiales que extrañaron a los padres

La princesa Leonor y la infanta Sofía acudieron como el resto de niños apuntados a este taller de cocina, si bien su presencia provocó algunos cambios debido a las medidas aplicadas por el servicio de seguridad de la Casa del Rey para tratar de evitar revuelo en torno a las hijas de los reyes Felipe y Letizia.

Los organizadores del curso avisaron a los padres que tenían que llevar a sus hijos con mucha puntualidad respecto a la hora fijada para comenzar la clase de cocina. Una vez allí, los padres notaron cierto nervioso en el personal del restaurante: de hecho, no pudieron acompañar a sus hijos hasta la cocina, sino que tuvieron que dejarlos en el hall.

El caso es que una vez que acabó el curso, varios de los niños revelaron a sus padres que al taller habían asistido Leonor y Sofía de Borbón y Ortiz. Ese era el motivo del nerviosismo y de las medidas que extrañaron a los padres al llevar a sus hijos a DSTAgE.

Muy simpáticas con el resto de niños

Según las fuentes consultadas por MC, la princesa de Asturias y la infanta se mostraron en este curso muy simpáticas, relacionándose con total naturalidad con el resto de los niños.

Leonor y Sofía, así como el resto de asistentes, cocinaron por parejas varios platos bajo las instrucciones de los profesores del curso. Entre otras cosas, estuvieron preparando tartas: sin embargo, en ese punto la princesa y la infanta comentaron que no les gustaba la nata.

Durante el transcurso del taller de cocina, los niños no podían estar acompañados de sus padres, que tuvieron que hacer tiempo en la calle. Sin embargo, a Leonor y Sofía les acompañó una mujer, que no las ayudaba en las tareas, pero sí estuvo todo el rato pendiente de ellas desde un rincón de la cocina.

Al acabar, según el relato recabado por Monarquía Confidencial, a los niños les hicieron marcharse con cierta rapidez, y la princesa de Asturias y la infanta se quedaron hasta que salieron todos: entonces pasó a recogerlas un coche en el que se marcharon del barrio de Chueca.

Es probable que Leonor y Sofía demuestren en Zarzuela lo aprendido en este curso, ya que los profesores animaron a los asistentes al taller a cocinar esos platos a sus padres en casa. También pudieron probar y picar lo que habían cocinado en ese rato, pero no pudieron llevárselo.

Un restaurante dos estrellas de un cocinero con cuatro

A finales de 2016, DSTAgE ganó su segunda estrella Michelin. Este restaurante se ha convertido en uno de los más demandados de Madrid. Lo fundó en 2014 el cocinero Diego Guerrero, que ya tenía dos estrellas Michelin de su etapa en El Club Allard, otro restaurante.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·