Viernes 18/08/2017. Actualizado 14:09h

·Publicidad·

España

Don Juan de Borbón, padre del rey, será enterrado bajo el nombre de “Juan III, Conde de Barcelona”: así figura en la urna de El Escorial

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La urna en la que Don Juan descansará junto al resto de la dinastía borbónica en el Panteón de Reyes del Monasterio de El Escorial ya está inscrita con el rótulo "Ioannes III, Comes Barcinonae" (Juan III, Conde de Barcelona). Así lo decidió don Juan Carlos tras leer un dictamen escrito por el historiador Carlos Seco Serrano, escrito un año después de la muerte de su padre.

El dictamen, publicado en un especial que ofreció el diario ABC el 2 de abril de 1994, fue escrito por el historiador Seco Serrano para la Academia de la Historia. En él defendía que el padre del rey debía ser enterrado en el Panteón de Reyes bajo el nombre de Juan III por haber sido rey de derecho, aunque nunca llegase a reinar.

Don Juan, heredero de la dinastía cuando abdicó en él su padre, Alfonso XIII, fue jefe de la Casa Real de España, en el exilio, desde el 15 de enero de 1941 hasta el 14 de mayo de 1977, cuando renunció oficialmente a sus derechos en favor de su hijo, el rey Juan Carlos I.

Como explica el texto, el ordinal que precederá al nombre simplemente servirá para dar continuidad a la dinastía y de este modo, se le reconoce como heredero y cabeza de los Borbones durante los años en los que Franco fue Jefe de Estado en España.

Según fuentes cercanas al conde de Barcelona, este dictamen fue clave para que el rey finalmente diera la orden de grabar en la urna de su padre el rótulo “Ioannes III, Comes Barcinonae” en julio del pasado año, meses antes de que se decidiera su traslado desde el pudridero hasta el Panteón de Reyes.

La intención de los encargados del panteón era trasladar a la vez a la reina Victoria Eugenia y a su hijo, don Juan. Esas mismas fuentes han expresado a Monarquía Confidencial la sorpresa de los presentes cuando al abrir el sarcófago en el que descansan los restos del conde de Barcelona, se encontraron que el estado del cuerpo estaba muy lejos del esperado: “Prácticamente estaba igual que el día que falleció, y de eso han pasado ya casi 20 años”.

La reina Victoria Eugenia fue trasladada en octubre del año pasado a su urna en el Panteón de Reyes, mientras que don Juan continúa en el pudridero. “A día de hoy, no se prevé la apertura del féretro hasta dentro de cuatro o cinco meses”, concluyeron las fuentes.

Descasará junto a los reyes de España

La urna de don Juan ya está situada en el Panteón de Reyes en el hueco de encima de la puerta de acceso.

Aunque a simple vista no se perciba, el sarcófago ya está grabado con el rótulo Juan III, Conde de Barcelona, al igual que el de su esposa, María de las Mercedes.

Fuentes expertas en este campo han explicado a Monarquía Confidencial que la pátina dorada, llamada dorado al mercurio, con la que están grabadas el resto de urnas, no se les aplicará hasta que los restos no sean trasladados al panteón definitivamente.

Vea aquí el dictamen del historiador Carlos Seco Serrano.

·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·