Lunes 21/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Quedó desimputado por el ‘caso Nóos’

García Revenga seguirá en Zarzuela hasta que se desmonte la secretaría de las infantas

Se procede actualmente a la entrega y traslado a otras dependencias de la documentación administrativa acumulada durante estos años

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Carlos García Revenga, imputado en el caso Palma Arena por haber sido tesorero del instituto Nóos aunque posteriormente quedó desimputado, que durante años ha sido persona de máxima confianza de Elena y Cristina de Borbón como secretario de las infantas, sigue trabajando en La Zarzuela y continuará hasta que se desmonte completamente dicha secretaría.

Carlos García Revenga y la infanta Cristina. Carlos García Revenga y la infanta Cristina.

Fuentes próximas a La Zarzuela, a las que ha tenido acceso Monarquía Confidencial, confirman que, para poner punto final a su trabajo en la Casa del Rey ,es preciso que quede clausurada esa oficina, lo cual implica el traslado de material informativo y protocolario acumulado durante más de veinte años. Un proceso de clasificación y archivo en el que se está trabajando ya.

Una vez finalizada la transmisión y cumplidos los requisitos administrativos, Carlos García Revenga abandonará definitivamente las oficinas ubicadas en La Zarzuela. Recientemente, un portavoz de la Casa del Rey afirmó que la salida se podría producir en torno al final del año, aunque no ofreció fechas concretas.

Dada la edad de la princesa Leonor y de la infanta Sofía, hijas de los reyes, en este momento no se considera necesaria la existencia de una secretaría de las infantas como ha existido hasta ahora.

Máxima confianza con Elena y Cristina

García Revenga trabaja en La Zarzuela desde 1993, si bien la vinculación con las infantas Elena y Cristina comenzó mucho antes, cuando ambas eran alumnas del colegio Santa María del Camino. Aquel año 1993 entró en palacio como personal contratado y desde entonces ha permanecido trabajando allí en calidad de "asesor" de las infantas.

Orgánicamente, su unidad dependía de la secretaría de la Reina, al frente de la cual estuvo durante muchos años el general José Cabrera. A su vez, dependían directamente del secretario general de la Casa del Rey.

Desde que Elena y Cristina eran muy jóvenes, Carlos García Revenga ha estado permanentemente a su lado. Entre otras cosas, se ocupaba de su agenda institucional y durante años les ha acompañado en actos oficiales y hasta en salidas privadas.

La relación con las infantas pasó a tener un carácter personal, como lo prueba el hecho de que cada una de ellas fue madrina de sus hijas, Laura y Carmen, y las niñas ejercieron como damas de honor en las bodas con Marichalar y Urdangarín. Cuando Elena de Borbón se separó de Jaime de Marichalar, Revenga se encargó de buscarle una nueva vivienda.

Nombrado por Iñaki Urdangarín tesorero del Instituto Nóos, cuando se conoció tal circunstancia, por los sms de Diego Torres, García Revenga firmó un comunicado en el que proclamaba su inocencia y reconocía que, en ocasiones, por razones de “amistad personal”, su relación con las infantas “había traspasado los límites profesionales”.

A pesar de una primera imputación por el juez Torres, La Zarzuela le mantuvo en el equipo de colaboradores de la Casa del Rey, hasta el día de hoy.


·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·