Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

"¡Cuidado con la cabeza!" El Museo de Cera retiró ayer la estatua de Jaime Marichalar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ese fue uno de los gritos -no fue el único- de uno de los operarios del Museo de Cera cuando retiraban la figura de Jaime Marichalar del Museo para almacenarla con otras figuras en desuso de la institución. El acto, al que estaba convocada la prensa desde el día anterior, no puedo ser más chusco. El traslado del antiguo consorte de la infanta doña Elena a los almacenes de la institución cobró ribetes de opereta. Todo un despropósito en el que los gritos y las risas añadieron un tono de mal gusto a una situación a la que convenía la discreción y el decoro.

 

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Los argumentos del museo, situado en un lateral de la madrileña Plaza de Colón, eran clarificadores y profundos: “La figura de don Jaime se incluyó en el museo cuando se casó con doña Elena. Ahora que se ha divorciado hemos decidido retirarla del todo”. Y decía el portavoz lo de 'del todo' pues hay que recordar que con el anuncio del cese temporal de la convivencia, su estatua de cera se trasladó desde la sala dedicada a la Familia Real a la taurina por su afición a los toros. Aquello fue un traslado muy poco delicado. Lo de ahora con el "cuidado con la cabeza" rozaba el sarcasmo y la ofensa.

Y aunque desde el Museo de Cera aseguran que su imagen no se fundirá como sucedió con la de Sarah Ferguson en el museo londinense, sino que se almacenará junto a otras estatuas que actualmente están en desuso, hay quien no quiere perderse la exclusiva y solicitaba los teléfonos móviles a los empleados por si llegaba el momento fatídico.

Bromas al margen, la decisión del Museo se produce horas después de que la Casa del Rey anunciara 'oficialmente' el divorcio de la hija mayor de los Reyes y sustituyera la foto oficial por otra sin el ex marido. una vez inscrita la sentencia de divorcio en el Registro Civil de la Familia Real. Aquello tenía su lógica, lo que no la tiene es lo del Museo, y no tanto por la decisión, que podía haberse llevado a cabo sin publicidad. Pero no: tal y como habían anunciado el día anterior en un comunicado, retiró ayer de su exposición la escultura de Jaime de Marichalar. Dos operarios procedieron a llevarse en una carretilla la figura de cera mientras los gritos de "¡ojo con la cabeza!" o "¡menudas piernas tan largas!" provocaban las risas de los asistentes al traslado. Un esperpento. Si yo fuera Urdangarín me preocuparía. Lamentable.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·