Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El pintor Antonio López asegura que en octubre habrá terminado el cuadro de los Reyes con sus hijos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

López empezó a pintar el cuadro de los Reyes y sus hijos hace doce años y desde entonces ha afirmado en varias ocasiones que estaba a punto de terminarlo. El lunes y el martes pasado estuvo en La Zarzuela para dar los últimos retoques a su gran obra. Aunque en algún momento se planteó incluir a sus consortes, la separación de los duques de Lugo zanjó su incorporación.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

López, convertido desde el pasado 30 de junio en el pintor vivo español más cotizado, ha explicado a Efe que ayer mismo estuvo en Zarzuela y que hoy volverá y que va a estar trabajando todo el verano en el lienzo, el más grande, con 3 metros de alto y 4,5 metros de ancho, de los que ha pintado. "El plazo lo hemos fijado para octubre. Es el plazo de entrega y se mostrará en Aranjuez", ha adelantado Antonio López (Tomelloso, Ciudad Real, 1935).

A pesar del tiempo transcurrido, el artista ha subrayado que los modelos del cuadro, encargado por Patrimonio Real, son "las mismas personas. Cambiar nada cambia. Nadie cambia nunca. La sustancia es la misma siempre", ha destacado. Los miembros de la Familia Real aparecen en la obra de pie, a tamaño natural, con el Rey centrado con la Reina a su izquierda y formando un poco de curva el Príncipe junto a ella y en los extremos las infantas Elena y Cristina.

Están vestidos con la misma ropa con la que acudieron a la sesión fotográfica realizada en su estudio en 1996 "en la que aparecen como una familia española bien vestida. Sin ningún alarde, despojados de todo elemento de realeza que no es necesario, ya que los personajes por si solos reflejan lo que son y su aspecto humano", según ha explicado López en anteriores ocasiones. López ha trabajado en el retrato real a partir de las fotografías de los Reyes y de sus hijos realizadas en dos sesiones, una en el Palacio de La Zarzuela -que por problemas de luz no acabaron de gustar al artista- y la otra en su estudio madrileño.

Aunque en algún momento se planteó incluir a la Familia Real al completo, la separación de los duques de Lugo eliminó del proyecto a la Princesa de Asturias y al duque de Palma. El retrato de la Familia Real se ha convertido así en el de los Reyes y sus hijos. Un retrato colectivo de gran formato, el mayor pintado por Antonio López.

El pasado día 30 de junio, en una subasta en Londres, se convirtió en el pintor español vivo más cotizado al venderse uno de sus cuadros por 1,7 millones de euros, algo que a él le da aliento para continuar pero que no le parece esencial. "Lo único importante es que el trabajo tenga dignidad".