Viernes 18/08/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Bélgica

Así es Matilde de Bélgica, la reina noble

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La esposa del rey Felipe de Bélgica ha gozado siempre de una excelente aceptación entre los ciudadanos belgas, tanto en su anterior etapa de princesa, como en la actual de soberana. Matilde reúne una serie de cualidades que le hacen única y muy querida por su pueblo.


La reina Matilde de Bélgica. La reina Matilde de Bélgica.

Convertida en reina consorte de los belgas en julio de 2013, Matilde se caracteriza por ser una persona discreta y serena. Desde que contrajo matrimonio con el rey Felipe en 1999, la soberana ha tenido que hacer frente a situaciones controvertidas, en las que ha dado ejemplo de su templanza y saber estar en público.

Gran parte de la personalidad que ha desarrollado Matilde se debe a estos dos hechos: su origen noble, y la preparación que ha adquirido a lo largo de su vida, que le ha convertido en una persona sobradamente preparada para afrontar el papel que desempeña hoy en día.

La única reina de sangre noble

La esposa del rey Felipe es la única reina de las monarquías europeas que ha nacido en el seno de una familia noble.

Hija de los condes Patrick d'Udekem d'Acoz y Anna Maria Komorowska, Matilde ya poseía un título previamente a contraer matrimonio con el soberano belga.

Preparación

La reina de Bélgica se ha formado profesionalmente durante varios años, estudiando dos carreras superiores.

Matilde es licenciada en Logopedia por el Institut Libre Maris Haps de Bruselas, además de completar la carrera universitaria de Psicología, obteniendo una mención 'cum laude'.

En su trayectoria profesional, la esposa del rey Alberto ha ejercido como logopeda junto a su hermana durante cuatro años.

Matilde habla varios idiomas. La reina se desenvuelve a la perfección en inglés, italiano, francés y holandés. También, aunque con menos soltura, se defiende en español.

Críticas a su matrimonio

La tranquilidad de la que ha hecho gala durante toda su trayectoria en el seno de la familia real belga se ha visto reflejada especialmente en los momentos difíciles.

Las acusaciones de que su matrimonio con Felipe era irreal, y estaba ideado con el fin de ocultar la supuesta homosexualidad de su esposo son sólo algunos rumores a los que Matilde ha tenido que enfrentarse durante muchos años.

A pesar de estos hechos, la reina nunca ha mostrado en público un mal gesto, ni siquiera una expresión que denotase preocupación por las acusaciones personales de las que estaba siendo objeto.

El gran apoyo de Felipe

La soberana se ha convertido en el mejor apoyo para su esposo Felipe, que se ha encargado de remarcar en sus apariciones públicas la importancia que ejerce Matilde en su vida.

La última prueba de la excelente relación que existe entre la pareja real ocurrió durante la ceremonia de proclamación del rey Felipe, en 2013, cuando destacó emocionado que Matilde era la acompañante idónea en su nueva etapa al frente de la jefatura de Estado.


·Publicidad·
“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·