Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Las rampas del rey

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La imagen de don Juan Carlos cayendo de bruces y golpeándose la cara contra el suelo, en un acto en el Estado Mayor de la Defensa, impresionó a todos los que presenciaron la escena. Y a los que después lo conocieron en las televisiones. Al rey se le pudo ver durante varios días con las señales de las heridas en la cara.

Lo ocurrió fue que el monarca, que aún no ha recuperado del todo la movilidad después de las últimas operaciones en las piernas, tropezó con un pequeño escalón y a continuación dio con toda su humanidad en el suelo, al que cayó de bruces.

Por cierto que, hablando sobre ello con algún alto cargo de La Zarzuela, el comentario que hizo fue: "Lo destacado no es que el rey se hubiera caído. Lo relevante es que se levantó solo". Y tiene razón, porque don Juan Carlos se alzó del suelo con cierta facilidad y sin ayuda de nadie.

Aquel incidente ha provocado consecuencias logísticas inmediatas. Una de ellas que a partir de ahora, en los actos a los que asista el rey se procurará que no existan escalones, que serán sustituidos por rampas.

Ya se aplicó en el acto de entrega de la Laureada Colectiva al regimiento de Caballería Alcántara, celebrado en el patio del Palacio Real. La subida a la tribuna de honor se realizaba mediante un rampa, y lo mismo al podio desde el que don Juan Carlos presidió después el desfile de las fuerzas.

Y va a aplicarse también mañana, 12 de octubre, en la plaza de Neptuno, con ocasión de la parada militar de la Fiesta Nacional. Para el acceso a la tribuna principal, desde la que presidirán el acto los reyes, los príncipes y la infanta Elena (ya es conocido que no asistirán los duques de Palma), se han construido unas rampas, mucho más largas porque la altura a salvar hasta la tarima es bastante considerable.

El año pasado, debido a que aún no se había recuperado de las operaciones, don Juan Carlos pasó revista a las tropas por vez primera en un vehículo, y en la tribuna se habilitaron sillas para que pudiera sentarse en algún momento de los actos, como así ocurrió.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·