Lunes 20/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El gobierno inglés prepara una ley para censurar informaciones sobre la Familia Real

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Terremoto en el país de la libertad de prensa. El Gobierno británico prepara un proyecto de ley destinado a impedir la publicación de informaciones sobre intervenciones de miembros de la Familia Real , especialmente el príncipe de Gales, en asuntos de interés público, según publicaba ayer el dominical The Sunday Times. Efectivamente, el ministro de Justicia, Jack Straw, ha presentado al Parlamento una enmienda de la Ley de Reforma Constitucional que impedirá a los medios y a cualquier persona revelar ciertas informaciones sobre el príncipe Carlos, la reina Isabel II y el príncipe Guillermo. El proyecto de ley ha provocado un terremoto en el Parlamento, donde más de sesenta diputados han suscrito una moción en la que piden que sea anulada.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

La ley tiene su historia. El ministro laborista ha hecho esta propuesta de ley después de que, al amparo de la ley sobre libertad de información, se supiese que el príncipe de Gales logró bloquear la construcción en Londres de un bloque de edificios porque no le gustaba su estética. Los promotores inmobiliarios, Christian y Nick Candy, descubrieron que un ayudante de Carlos de Inglaterra intervino personalmente para impedir que se realizara el proyecto del arquitecto Richard Rogers. Los promotores decidieron demandar judicialmente al fondo de inversiones qatarí que debía financiarlo y que finalmente desistió por las supuestas presiones del príncipe de Gales, lo que dio lugar a una carta de protesta firmada por destacados arquitectos así como a fuertes críticas en algunos medios de comunicación.

El tribunal aceptó la demanda de los hermanos Candy y ordenó a Carlos de Inglaterra que hiciera públicos ciertos documentos relevantes para su investigación. Finalmente, y si el juez lo considera oportuno, podría llamar a declarar al propio heredero del trono, según el dominical. La familia real británica no está obligada a dar información a tenor de la ley sobre libertad de información, pero sí se puede pedir a los organismos públicos que proporcionen datos que pueden incluir detalles relacionados con algún miembro de la Familia.

Tras la publicación de esta intervención del Príncipe, el pasado diciembre, ocho departamentos gubernamentales admitieron que sus responsables habían recibido correspondencia del príncipe Carlos aunque se negaron a revelar el contenido. Según la prensa británica, Carlos de Inglaterra está en contacto regular con los ministros del Gobierno y sus intentos de influir en la política gubernamental han molestado a muchas personas. El mes pasado, la baronesa Quin, miembro de la Cámara de los Lores y ex secretaria de Estado para Europa, calificó sus intervenciones de "casi grotescas" y dijo que habría que ponerle freno si un día llega ocupar el trono.

El proyecto de enmienda presentado por el ministro de Justicia para proteger a Carlos de Inglaterra y a otros miembros de la familia real ha sido criticada por más de sesenta parlamentarios, que han suscrito una moción en la que se pide que sea anulada. Si el Príncipe se equivoca, aseguran los parlamentarios, el error es suyo, y no de los que publican esas informaciones. El debate está servido.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·