Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

Petición para cancelar la invitación al presidente de Estados Unidos

La casa real británica, incómoda con la polémica sobre la visita de Trump

Según The Times, en el Palacio de Buckingham lamentan la situación difícil en la que queda Isabel II ante el millón y medio de firmas de protesta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Donald Trump está provocando un importante quebradero de cabeza en la casa real del Reino Unido. El gobierno de Theresa May invitó al presidente de Estados Unidos a que realizara una visita de Estado a su país, pero las primeras decisiones polémicas de Trump han provocado protestas entre los británicos que también incomodan a la reina.

La reina Isabel II. La reina Isabel II.

Como muestra de la “relación especial” que mantienen Estados Unidos y el Reino Unido, el gobierno británico decidió trasladar a Trump la invitación a que realice un solemne viaje de Estado a su país, con encuentro incluido con la reina. Isabel II sólo recibe cada año, en general, dos visitas de Estado, lo que por otro lado complica que Felipe VI retome el viaje de Estado suspendido.

Esa invitación ha cobrado actualidad estos días por las primeras decisiones que ha tomado Trump ya tras ser investido presidente de Estados Unidos. La decisión de vetar la entrada a ciudadanos de varios países de mayoría musulmana, con el consiguiente caos en los aeropuertos, ha originado la protesta de muchos otros gobiernos y líderes internacionales.

En el Reino Unido, más de un millón y medio de personas han firmado una petición al Parlamento para que presione al gobierno de May a cancelar la invitación para la visita de Trump. Todo ha levantado una polémica que no está gustando nada a la casa real.

Así lo asegura el diario The Times, que cita fuentes del Palacio de Buckingham que se muestran descontentos con cómo se ha gestionado todo este asunto tan delicado.

Según The Times, en la casa real no ha sentado nada bien que la reina Isabel II se haya visto atrapada en medio de la polémica, lo que la coloca en una situación complicada: por un lado un número importante de británicos rechaza esa visita que oficialmente cursa ella, y por otra no es ella quien decide invitar o no a Trump.

Un antiguo responsable del Foreign Office, Lord Rickets, ha declarado que la reina se encuentra ahora en una “posición muy difícil”, y que debería cancelarse la visita para evitar que Isabel II se vea comprometida. Y destaca que habría sido más prudente esperar a ver cómo comenzaba su presidencia antes de invitar a Donald Trump.

Además, este episodio ha despertado cierta tensión entre el Palacio de Buckingham y el número 10 de Downing Street: el gobierno británico desliza que no fue la primera ministra Theresa May quien invitó a Trump, pero la casa real asegura que sí lo hizo, ya que no es la reina quien realiza ese trámite. La invitación fue sugerida por el Comité del Foreign Office en el que están sentados, entre otros miembros, los secretarios privados de la reina, del príncipe de Gales y del duque de Cambridge.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·