Jueves 19/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Reino Unido

El príncipe Harry continuará su formación militar en Arizona. Ha celebrado su despedida con seis amigos en un circuito de carreras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El príncipe Harry viajará próximamente a Arizona para completar su formación como piloto de helicópteros apaches. Será entrenado por la Fuerza Aérea Auxiliar y pasará 12 semanas en una zona desértica, de características muy similares a Afganistán. Antes del viaje, ha acudido con seis amigos a pilotar coches de carreras en el autódromo de Thurleight.

El príncipe Harry llegó rodeado de varios agentes de seguridad al Autódromo Bedford, en el pueblo de Thurleight. Le ha acompañado un grupo de seis amigos. El personal del circuito había recibido órdenes de guardar en secreto la visita del príncipe, pero fuentes del propio estadio han asegurado que Harry permaneció en el recinto hasta las 19:00.

El príncipe ha pilotado en Porche 911 y un BMW M3, al parecer con gran habilidad. Así lo ha dicho Jonathan Palmer, corredor de F1 y diseñador de la pista, que se encontraba allí durante la visita. El piloto ha asegurado que "Harry hizo algunas carreras absolutamente brillantes. Es un gran piloto de helicópteros, pero parecía encantado con los coches".

Tras abandonar el autódromo a bordo de un helicóptero, el príncipe se ha dirigido al barrio londinense de Chelsea, donde ha permanecido en el local de su amigo Guy Perry hasta las 2:45. De esta manera el joven ha dado por terminada su despedida antes de viajar a la base militar de Arizona.

El príncipe llegará al Campo de la Fuerza Aérea Auxiliar de Arizona el próximo mes, y permanecerá allí durante 12 semanas, completando su formación como piloto. El joven soldado ha seleccionado esta base por sus condiciones desérticas similares a las de Afganistán. También ha influido en su decisión el hecho de que la monarquía europea no sea especialmente conocida en EE.UU. y el príncipe británico podrá tener cierto anonimato.

La zona ofrece muy pocas comodidades, con la única excepción de un hotel situado en la ciudad más cercana. Se trata de una especie de rancho en el que hay una pequeña piscina. Los que, como Harry, no son huéspedes podrán utilizarla por un módico precio. "Harry será bienvenido" ha dicho una de las recepcionistas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·