Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:11h

·Publicidad·

Reino Unido

Anmer Hall: el regalo de Isabel II a los duques de Cambridge por la concepción de su primogénito

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La reina Isabel II ha regalado a su nieto Guillermo y a su esposa, la princesa Kate, la lujosa mansión de campo Anmer Hall como obsequio por la concepción de su primer hijo. Esta lujosa finca está situada en el condado de Norfolk, dentro de las tierras de su palacio de Sandringham, en el centro de Inglaterra.

La propiedad fue elegida personalmente por Isabel II, quien consideró que esta residencia sería la más adecuada para el matrimonio, debido a que el príncipe Guillermo disfrutó allí muchos veranos de su infancia.

El matrimonio, segundo en la línea de sucesión al trono, anunció el embarazo de la princesa Kate antes de las vacaciones de Navidad a causa del internamiento de la duquesa en un centro médico tras sufrir algunas complicaciones durante la gestación.

Los duques han vivido desde 2011, año en que se casaron, en una pequeña casa en Anglesey, en el norte de Gales, cercana a la base militar de la Royal Air Force (RAF). Recientemente se ha conocido la noticia de que pronto se trasladarán al restaurado Palacio de Kensington, que se convertirá en su residencia oficial situada en el centro de Londres.

El palacio de Sandringham

Sandringham es uno de los refugios favoritos de la soberana británica, ya que entre otras cosas fue la residencia privada de cuatro generaciones de monarcas británicos desde 1862.

La casa forma parte de una finca de más de 24 hectáreas de impresionantes jardines, siendo la más famosa mansión en Norfolk.

El rey Jorge V dedicó estas palabras a dicha residencia: “Querido viejo Sandringham, el lugar que más amo más de todo el mundo.”

La finca es un paisaje floreciente mixto, que incluye paisaje marítimo por un lado, formado casi exclusivamente por marismas, y por bosques y humedales. Cuenta con fincas ganaderas, de cultivo y frutales, además de propiedades comerciales y residenciales que la convierten en un ente financieramente autosostenible.

Además incluye un circuito de visitas guiadas por los jardines y el museo de la residencia, al que acuden al año cientos de visitantes.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·