Jueves 23/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

La nobleza

Así es la cripta del Hospital Tavera, donde descansa la duquesa de Medinaceli

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La duquesa de Medinaceli, fallecida el 18 de agosto por causas naturales, descansa ya en la cripta del Hospital Tavera, en Toledo, junto a sus antepasados y tres de sus cuatro hijos. Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa era la segunda a aristócrata con más títulos de España después de la duquesa de Alba, con 50 títulos nobiliarios y 11 Grandezas de España.

Desde el lunes a última hora de la tarde, la Duquesa de Medinaceli descansa en la cripta que alberga a sus antepasados, ubicada bajo el crucero de la Iglesia del Hospital de San Juan Bautista, propiedad de la familia y uno de los edificios emblemáticos de su Fundación.

Precisamente, la construcción del templo del Hospital se inició con la planificación de esta cripta circular, realizada por Hernán González de Lara y concluida en 1572.

La perfección de su bóveda, según han explicado expertos a Monarquía Confidencial, produce una sensación acústica que sorprende al visitante en un lugar concebido para reposo eterno de los primeros patronos de la Casa de Malagón y, tras la desamortización decimonónica, de la Casa de Medinaceli.

Desde ese momento, los restos mortales de los miembros de la familia Medinaceli descansan allí, ya que debido a la desamortización se vieron obligados a abandonar su secular panteón en el Real Monasterio Cisterciense de Santa María de Huerta.

Una sucesión del título asegurada

La duquesa de Medinaceli contrajo matrimonio con Rafael de Medina, alcalde de Sevilla en 194, con quien tuvo cuatro hijos: Ana, condesa de Ofalia, Luis, Duque de Santisteban, Rafael, duque de Feria e Ignacio, Duque de Segorbe.

De los matrimonios de sus hijos nacieron nueve nietos, y posteriormente otros nueve bisnietos.

Aunque tres de sus cuatro hijos le premurieron, el heredero no será su hijo Ignacio, duque de Segorbe. Continuando la línea de sucesión, le corresponde legítimamente el ducado de Medinaceli a su nieto Marco von Hohenlohe-Langerburg, primogénito de su hija Ana Medina, condesa de Ofalia, fallecida el año pasado.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·