Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

La Cámara baraja dos fechas para el acto

La Zarzuela y el Congreso repasan los vídeos de la proclamación de Juan Carlos I y la jura de Felipe de Borbón

España

Estudian los detalles de ambas ceremonias para aplicarlos en la entronización del nuevo rey. No habrá invitación para personalidades internacionales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una vez aprobada, en Consejo de Ministros, la ley orgánica de sucesión en la Corona, Congreso y Senado han fijado un calendario parlamentario que permitiría la proclamación de Felipe VI el 18 o el 19 de junio. Sin embargo, la Cámara Baja y Zarzuela no han fijado todavía ninguno de esos dos posibles días para la ceremonia, cuyos preparativos ya han comenzado.

Felipe de Borbón y Letizia en el Congreso. Felipe de Borbón y Letizia en el Congreso.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes parlamentarias, la Mesa del Congreso no ha fijado aún un día concreto para la ceremonia de entronización del nuevo rey. Una de las fechas con las que se ha trabajado es la publicada, por varios medios, del 18 de junio, pero “aún no hay nada decidido y dependerá también de Casa Real”.

De hecho, en la Zarzuela explican a este diario que, una vez que el Senado, en el pleno del día 17, ratifique la Ley Orgánica, el rey debe rubricar, en las 24 horas siguientes, el que será el último texto legal que llevará su firma. Por ese motivo, también podía celebrarse el jueves 19, tal y como también se afirmaba en algunas cabeceras ayer por la tarde. No obstante, portavoces oficiales confirman que aún no hay nada cerrado, aunque sí "dos fechas posibles: 18 y 19 de junio".

Repasan los vídeos de la entronización de Juan Carlos I

A la espera de elegir la mejor fecha posible, para que la proclamación de Felipe VI “tenga la máxima repercusión y trascendencia”, los servicios de la Cámara y Zarzuela ya están preparando la ceremonia.

Las fuentes consultadas por este diario explican que en la Casa Real y en el Congreso se están visionando los vídeos de las ceremonias de proclamación de don Juan Carlos en 1975 como rey y la jura de lealtad a la Constitución de Felipe de Borbón en 1986, cuando se convirtió en heredero al trono.

Algunos de los detalles de esos dos actos se repetirán en la proclamación de Felipe VI. Aunque aún “queda todo por cerrar”, ya se han tomado las primeras decisiones sobre la ceremonia que tendrá lugar en los próximos.

Felipe jurará el cargo con la Constitución

Una de las imágenes que más portadas acaparará en los periódicos el día después de la entronización será la jura de la Corona del nuevo rey. Las fuentes parlamentarias consultadas confirman a ECD que Felipe de Borbón jurará el cargo con la Constitución, algo que no pudo hacer su padre en 1975.

Entonces, recuerdan personas cercanas a la organización de la ceremonia, “aún no había Carta Magna”, por lo que Juan Carlos I tuvo que jurar sobre la Biblia.

Otros detalles de la ceremonia, que ya están encauzados por Casa Real y el Congreso, sin los siguientes:

--Habrá un escenario situado en el atril de presidencia de la Cámara. Sobre él se proclamará rey de España Felipe VI.

--La puerta de los leones del Congreso se abrirá en honor al nuevo monarca.

--No habrá invitados internacionales.

--En el hemiciclo estarán presentes todos los diputados y senadores de la presente legislatura.

--Se exigirá decoro a los asistentes. Zarzuela aún no ha determinado si será obligatorio ir de etiqueta, pero “evidentemente nadie podrá ir en vaqueros”.

Felipe VI podríá ser proclamado con la misma corona que su padre

En 1975, cuando fue proclamado rey Juan Carlos I, se situó al lado del escenario una corona que, según las fuentes consultadas, podría volver a presidir una ceremonia de entronización. Esta vez, la de Felipe VI.

De hecho, la corona empleada, se ha utilizado en las ceremonias de proclamación desde Isabel II (1840). De plata sobredorada, tiene ocho florones, en los que aparecen las Armas de los Reinos de Castilla, León, Granada, Parma y Tirol y las Armas de los Borbones, la flor de lis.

Sus medidas hacen “imposible” que pueda sostenerse en la cabeza del monarca, ya que posee un diámetro de 40 centímetros.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·