Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Obama a don Juan Carlos: “Todos los líderes me hablan de su prestigio. Quiero apoyarme en usted, aprender de usted”. La impresionante sintonía entre el presidente USA y el rey

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“La acogida de Obama ha sido imponente”. Así resumen el almuerzo que el presidente de Estados Unidos ofreció a don Juan Carlos en su casa, en la Casa Blanca, personas que estuvieron ese día en la residencia presidencial. “Todos los líderes con los que me veo me hablan de su prestigio” fueron algunas de las palabras del anfitrión.

A la mesa para el almuerzo se sentaban “un extraño y cuatro amigos”, de acuerdo con el relato que ha escuchado El Confidencial Digital, procedente de esas personas que se encontraban en la Casa Blanca. Los amigos eran Hillary Clinton, el consejero de Seguridad, James Jones, y, por supuesto, el jefe de la Casa del Rey, Alberto Aza, y el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. El ‘extraño’ era Barack Obama.

Hillary Clinton, lo mismo que su marido el ex presidente, mantiene desde hace años una magnífica relación con los reyes de España, de la que ella suele presumir. En el caso del consejero de Seguridad, el general Jones, es muy amigo de don Juan Carlos: veranea en Mallorca y todos los años se ven en el Palacio de Marivent.

En cuanto al “extraño”, es decir la única persona que no conocía directamente al rey, las fuentes consultadas destacan la cordial acogida de Obama desde el primer momento, y más aún el “respeto imponente” que mostró hacia la figura de su invitado. Hubo pronto una sintonía personal entre ambos, que desde el inicio se sintieron cómodos juntos y hablando de todo.

Una muestra de la deferencia del presidente norteamericano y su admiración por la figura del rey es que se dirigió a don Juan Carlos diciéndole frases como estas: “Todos los líderes con los que me encuentro me hablan de su prestigio”; “Quiero aprender de usted”; “Quiero que usted me enseñe”.

Obama demostró, además, conocer bien la transición democrática española, y planteó al monarca preguntas muy concretas acerca de algunos de los episodios, y también cuestiones personales sobre cómo se sintió cuando tuvo que tomar algunas de las delicadas decisiones que afrontó.

Don Juan Carlos insistió en la oportunidad de una visita de Barack Obama a España cuando le fuera posible, y el presidente norteamericano replicó que ya conocía nuestro país, porque residió una corta temporada en Barcelona, donde vivió en una pensión de Las Ramblas. Añadió que le encantaba pasear por Las Ramblas, y el rey le respondió que, cuando ahora vuelva a España, y a Barcelona, “pasearemos”.

A lo largo de la conversación salió a relucir, por parte de Obama, la capacidad de liderazgo de España en determinadas zonas del mundo, así como su fácil interlocución en algunos espacios, como en Oriente Medio, y en países como Siria, Venezuela y Cuba.

El presidente norteamericano agradeció el envío de más tropas españolas a Afganistán, y también la disposición del Gobierno español para acoger en nuestro territorio a cinco presos de la base de Guantánamo.

Con anterioridad, la parte española insistió a la Casa Blanca en la posibilidad de que alguna cámara de televisión entrara al almuerzo para tomar imágenes. El argumento fue que el rey no da ruedas de prensa ni hace declaraciones, como sí hace Obama, y que por eso las imágenes son más importantes en su caso.

En un primer momento, los servicios norteamericanos admitieron que un operador español tomara algunos planos, pero a última hora dieron marcha atrás, con el argumento de que, si lo permitían, tendrían que hacer lo mismo con ocho cámaras locales. Así que solamente entraron los dos fotógrafos oficiales, que tomaron las instantáneas que se han publicado.

El almuerzo duró hora y media, servido por el cocinero español José Andrés, que fue saludado por los comensales.

Al terminar el almuerzo, Obama no salió a despedir a don Juan Carlos, un proceder que está pautado en la Casa Blanca, aunque sí lo hizo James Jones junto con el responsable de protocolo.

Don Juan Carlos ha tenido una relación de amistad con los ocho presidentes norteamericanos que ha conocido.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·