Lunes 23/10/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

El ‘look’ de la princesa Letizia en la boda de Nicolás de Grecia confirma un cambio de tendencia: su nuevo estilo, más informal, ya no refleja su delgadez

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El traje de Felipe Varela que doña Letizia vistió en la boda de Nicolás de Grecia, consolida el paso de la princesa de Asturias a una imagen más informal y desenfadada.

 

FOTOGRAFÍA: IPA PRESS

Expertos en moda consultado por Monarquía Confidencial coinciden en que los miembros de la familia real española sorprendieron gratamente con la elección de su ‘look’ en la ceremonia.

Doña Sofía y la infanta Elena fueron fieles a su estilo. La reina optó por un traje de dos piezas rojo, con corpiño de manga larga y escote de barco. Mientras que la infanta Elena -siempre objeto de opinión por su vestuario- mantuvo su elegancia personal, vistiendo un traje rayado con una torera rosada.

La infanta Cristina, por su parte, acudió al enlace ataviada con una túnica larga de manga francesa y estampado floral, perteneciente a la colección veraniega de Jesús del Pozo para este temporada.

Sin embargo, fue el estilismo escogido por la princesa de Asturias el que acaparó el centro de los elogios por parte de los analistas en moda. Según éstos, el traje helénico con escote asimétrico y cuerpo drapeado adornado en cristales de Swarovski que doña Letizia vistió, además de ser un acierto, ha confirmado una transición en su estilo.

Con sus pantalones de estilo pirata, blusas claras y sandalias mallorquinas, la princesa ha aprovechado su estancia en Marivent de este verano para cambiar su imagen hacía una tendencia más informal, dejando atrás el estilo sobrio que ha mostrado estíos anteriores. Además, su nueva forma de vestir, apuntan los expertos, ya no refleja en exceso su delgadez.

La novia -protagonista de la velada- llevó un vestido de corte clásico en encaje, con un escote palabra de honor cubierto por una torera de manga francesa y un velo de encaje. Además, Blatnik decidió cubrirse con una tiara perteneciente a las joyas de la Casa Real Griega.

Entre el resto de asistentes de la corona europea destaca la puesta en escena de las princesas suecas y Mary Donaldson. La princesa heredera Victoria de Suecia acudió ataviada con un vestido de corte imperio en gasa color coral, de cuello redondo y detalles trenzados. En cambio, su hermana Magdalena optó por un largo vestido color turquesa con abertura de corazón.

Una de las anécdotas fue la aparición de la Princesa Mary de Dinamarca, que vistió de seda en tono tierra con un escote cruzado con lazada, acompañada del Príncipe Haakon de Noruega. La australiana embarazada de gemelos no pudo acudir junto a su marido el príncipe Federico, ya que este se encuentra en lo Juegos de la Juventud de Singapur, cumpliendo con sus obligaciones como miembro del Comité Olímpico Internacional.

Como balance, los entendidos concluyen que, en comparación con la boda de Victoria de Suecia las invitadas a la ceremonia vistieron trajes de tejidos ligeros y vaporosos. Optaron por unos atuendos con guiños a la cultura griega, alejándose del fastuosidad propia de estas ceremonias.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·