Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Viaje privado para asistir al Gran Premio

Encuentro de Juan Carlos I con príncipes de Abu Dabi, Baréin y Reino Unido

El rey emérito compartió comida con ellos en el circuito de Fórmula 1. También aprovechó para visitar el Museo Louvre del emirato

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Juan Carlos I aprovechó a fondo su reciente viaje privado al Golfo Pérsico para asistir al último Gran Premio de la temporada de Fórmula 1. Tras pasar por Baréin, en Abu Dabi disfrutó de las carreras y tuvo oportunidad de encontrarse con otros miembros de familias reales.

El príncipe heredero de Abu Dabi, el príncipe heredero de Baréin, Juan Carlos I y el príncipe Andrés de Inglaterra. El príncipe heredero de Abu Dabi, el príncipe heredero de Baréin, Juan Carlos I y el príncipe Andrés de Inglaterra.

Como suele hacer periódicamente, la semana pasada el rey emérito realizó un viaje, del que no informó la casa real por tratarse de una actividad privada, que le llevó al Golfo Pérsico. Don Juan Carlos mantiene buenas relaciones con las casas reales de la zona, y cada cierto tiempo aprovecha para visitar varios países.

En esta ocasión, pasó por Baréin, se entrevistó con el príncipe heredero Salman bin Hamad Al Jalifa, y también visitó el Teatro Nacional.

El fin de semana sus movimientos tuvieron más notoriedad, porque el padre de Felipe VI se dejó ver en el circuito en el que se celebró el último Gran Premio de Fórmula 1 de esta temporada, donde estuvo saludando a los españoles Fernando Alonso y Carlos Sáinz hijo (también al padre). Juan Carlos I es un apasionado de los deportes de motor, y suele viajar a competiciones de Fórmula 1 y motociclismo.

Los herederos de Abu Dabi y Baréin y el duque de York

En su paso por Abu Dabi, el rey Juan Carlos no sólo disfrutó de la Fórmula 1. También tuvo oportunidad de encontrarse y charlar con otros miembros de casas reales, tanto del Golfo Pérsico como de Europa.

Tal y como se puede ver en la imagen superior, Juan Carlos I compartió mesa con el príncipe heredero de Abi Dabi, Mohamed bin Zayed, que actuó como anfitrión de las autoridades llegadas de todo el mundo para ver el Gran Premio de F1.

Además, el rey emérito volvió a verse con Salman bin Hamad Al Jalifa, el príncipe heredero de Baréin con quien se había reunido el jueves en Manama. Y a la mesa también se sentó el príncipe Andrés de Inglaterra, duque de York y tercer hijo de la reina Isabel II.

Don Juan Carlos, como suele hacer en estos viajes privados, vestía de manera informal, sin corbata, con una chaqueta oscura y camisa azul clara, y apoyado en su inseparable bastón.

En el recinto del circuito Yas Marina el rey emérito se encontró con otros viejos conocidos. Es el caso del magnate italiano Flavio Briatore, jefe de la escudería Renault. Briatore subió una foto a Twitter con don Juan Carlos en la que celebraba haberse reencontrado “después de tanto tiempo” con su viejo amigo el rey de España, y se mostraba emocionado por ese reencuentro.

Visita al Museo Louvre de Abu Dabi

La estancia del rey Juan Carlos no tuvo sólo esta vertiente deportiva, sino que también fue cultural, siguiendo el patrón de las visitas del monarca a estos países de Oriente Medio y el Golfo Pérsico.

Durante el fin de semana, el monarca emérito tuvo tiempo para visitar el Museo Louvre Abu Dabi, que acaba de ser inaugurado en la isla de Saadiyat, en la ciudad de Abu Dabi. Don Juan Carlos tuvo como guía a varios responsables del Departamento de Cultura y Turismo de Abu Dabi, que le recibieron y le enseñaron este nuevo Museo Louvre a miles de kilómetros de París.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·