Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Don Juan Carlos prepara la nulidad de la infanta doña Elena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Fue ella la que se empeñó en el divorcio, y no en la separación legal que le sugería doña Sofía. Ahora quiere la nulidad. Sus mejores aliados han sido el comportamiento durante la etapa de ‘cese temporal de la convivencia’ y su deseo de vivir conforme a lo que la Iglesia Católica establece para personas divorciadas. Desde Zarzuela, don Juan Carlos ya ha iniciado consultas informales, al margen de la actual Nunciatura, para preparar la consulta al Vaticano antes de que oficialmente se presenten los papeles. Las negociaciones las lleva directamente don Juan Carlos con un cardenal español. Y la norma absoluta es la discreción.

 

FOTOGRAFÍA: IPAPRESS

Tampoco son nuevas. Como ya informó MC hace unos días, don Juan Carlos, que siempre ha sentido un gran cariño por su hija, está llevando personalmente las ‘negociaciones’ de la nulidad de doña Elena. Estas conversaciones, siempre oficiosas, se iniciaron hace ya unos meses, cuando se informó a Su Eminencia del próximo divorcio de su hija mayor.

Los argumentos para la nulidad tampoco se conocen, porque lógicamente no están escritos,  aunque nadie duda de que se basarán en la inmadurez de los contrayentes para asumir sus responsabilidades, unido a las presiones a que se vieron forzados por las circunstancias. Don Juan Carlos ha utilizado una vía diferente, al margen de la Nunciatura, para hacer estas consultas, dado también el carácter íntimo y personal del asunto entre manos.

El Vaticano ha valorado positivamente ser informado por adelantado del divorcio, así como del deseo de la infanta doña Elena de seguir viviendo  conforme a los preceptos y obligaciones de la Iglesia Católica para las personas divorciadas. También se ha tenido en cuenta la discreción de los contrayentes durante el periodo de ‘cese temporal de la convivencia’. Aquel  eufemismo se ha convertido ahora en un buen aliado de doña Elena pues, durante ese periodo carente de ningún tipo de escándalo, tuvo lugar además la Primera Comunión de Victoria Federica, hija de los duques de Lugo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·