Viernes 15/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

España

Ceremonia de abdicación del rey

Juan Carlos I se despide de su reinado

El monarca ha rubricado la abdicación en su hijo, con el que se ha fundido en un emotivo abrazo. Gestos cómplices entre doña Letizia y las infantas Leonor y Sofía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El rey ha firmado esta tarde la sanción de la Ley Orgánica de Abdicación poniendo fin a un reinado de 39 años. La ceremonia, un acto solemne y austero, se ha celebrado en el Salón de Columnas del Palacio Real de Madrid.


El rey y don Felipe se abrazan tras la firma de sanción. El rey y don Felipe se abrazan tras la firma de sanción.

Don Juan Carlos ha hecho definitiva su renuncia al trono hace unos minutos. La ceremonia previa a la proclamación de Felipe VI ha reunido a 160 invitados institucionales. En representación de la familia real han estado presentes doña Sofía, los todavía príncipes de Asturias y sus hijas, y las hermanas del monarca, las infantas Margarita y Pilar. También han asistido Constantino e Irene de Grecia, hermanos de la reina. 

Gritos de “¡Viva el rey!”

El rey ha llegado a las 18:45 aproximadamente al Palacio Real. Don Juan Carlos fue recibido a su entrada con el himno nacional y 21 salvas de honor.

La ceremonia de sanción y promulgación ha levantado una importante repercusión mediática. También ha sido destacada la presencia de cientos de ciudadanos que se han desplazado a las inmediaciones del Palacio, esta tarde, para aclamar a don Juan Carlos y a los futuros soberanos.

El monarca ha sido recibido con aplausos y gritos de “¡Viva el rey!”, que se han prolongado durante el tiempo que ha sonado el himno nacional hasta la entrada del rey y los todavía príncipes de Asturias en el Palacio.

Don Felipe y doña Letizia, algo nerviosos por la trascendencia de este acontecimiento, han bajado del vehículo que les ha conducido desde su residencia situada en La Zarzuela hasta el Salón de Columnas con gesto serio. Ya en el interior del Palacio, el semblante de los príncipes, especialmente el de la princesa de Asturias, se ha tornado más sonriente.

Gestos cómplices entre doña Letizia y sus hijas

Aunque el protagonista de este día era, sin lugar a dudas, el rey, las infantas Leonor y Sofía han conseguido ‘eclipsar’ durante algunos momentos a don Juan Carlos.

Las hijas de los príncipes, que han permanecido muy atentas a lo que sucedía durante el transcurso del acto, han ocupado los asientos ubicados a escasos metros de los de los reyes y sus padres, junto a las infantas Margarita, Pilar y doña Elena.

Una de las anécdotas de la ceremonia es el gesto cómplice que doña Letizia ha dedicado a sus hijas segundos antes de que sonase el himno nacional en el salón. La princesa les ha guiñado el ojo. Las miradas entre la futura reina y las infantas se han repetido durante el acto.

Acto de sanción breve, solemne y exento de discursos

El acto, de veinte minutos de duración aproximadamente, ha destacado por su brevedad, austeridad y solemnidad. No ha habido discursos, como ya anunció previamente La Zarzuela.

La ceremonia de sanción y promulgación ha comenzado a las 18 horas, tras sonar el himno nacional, con la lectura de la ley de abdicación, compuesta por un solo artículo y que ha firmado posteriormente el rey. Los asistentes al encuentro han recibido al monarca y a su familia con un sonoro aplauso.

Durante el tiempo de lectura, don Juan Carlos y el todavía príncipe de Asturias han intercambiado algunos comentarios al oído. Don Felipe ha lucido en la solapa de su chaqueta la insignia como gran maestre del Toisón de Oro, mientras que su padre ha llevado la condecoración de caballero.

Posteriormente a que el subsecretario del Ministerio de la Presidencia, Jaime Pérez Renovales, leyese el artículo, don Juan Carlos ha procedido a la firma de la ley por la que renuncia definitivamente al trono. Para levantarse de su asiento, el rey ha recurrido a su ya habitual muleta.

El presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha refrendado este acto, como hace con todos los del monarca.

El abrazo del rey y don Felipe. Don Juan Carlos se emociona

El momento más emotivo del acto ha sido el gesto de cariño entre don Juan Carlos y su hijo, segundos después de la firma de la ley de abdicación.

El rey y don Felipe se han fundido en un abrazo ante la mirada de los invitados, que rompían en aplausos, incluidas la reina y la princesa Letizia. El monarca también recibió anteriormente un beso en la mejilla de doña Sofía. Después, don Juan Carlos ha cedido el sitio que ocupaba a su hijo como símbolo del traspaso de la Corona de España.

Las infantas Leonor y Sofía también han participado en este emotivo momento cuando se han acercado a sus abuelos para darles un beso.

La ceremonia ha finalizado con la interpretación, una vez más, del himno nacional. En ese instante, don Juan Carlos no ha podido contener la emoción y ha permanecido durante la última parte del acto con los ojos llorosos. Tras este momento, los reyes, acompañados por los príncipes y las infantas Leonor y Sofía, han abandonado el Salón de Columnas entre las ovaciones de los 160 asistentes a la celebración.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·