Viernes 24/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Las vacaciones y la web

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con toda seguridad, la información sobre dinastías y monarquías se busca antes en internet que en los repertorios nobiliarios.

Mallorca Cuentan que el emperador Carlos V mandó detener las naves para no atracar en Palma de Mallorca por la noche: quiso esperar a que amaneciera para ver la catedral y la ciudad desde el mar. Como todas las ciudades ribereñas, a Palma es por mar como mejor se llega. En la anécdota de Carlos V no deja de haber indicios de esa continuidad monárquica desde los tiempos de la conquista de Jaime I en una isla tan codiciadera. También singló por allí el Nixe del archiduque Luis Salvador, autor de un diario secreto. Lo cuenta magistralmente José Carlos Llop. Hoy, el rey de España también lo ese reino de Mallorca en plena putrición institucional. Los políticos mallorquines dicen que la corrupción no deja de afectar al turismo: genera desconfianza de cara a las inversiones. Mientras, la familia real pasa allí la Semana Santa, retomando una de las mejores tradiciones –cierta doblez moral- de una ciudad en la que nunca parece pasar nada.

Web Con toda seguridad, la información sobre dinastías y monarquías se busca antes en internet que en los repertorios nobiliarios. La web de la Casa Real española ha tenido siempre un margen cierto de mejora que ahora se quiere completar. Para eso hay un modelo: el entramado cibernético, acertado en la estética, de la monarquía británica. Óptima noticia, naturalmente, siempre que nadie tenga la idea de ponerlos a chatear con los lectores.  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·