Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

La salud del rey

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Zarzuela emitió ayer un comunicado para informar que el rey se ha sometido a una revisión postoperatoria, en relación con la intervención quirúrgica de pulmón sufrida en mayo, y que “se encuentra totalmente recuperado y no requerirá posteriores revisiones”.

or así decirlo, don Juan Carlos ha recibido el alta médica definitiva en lo que se refiere a aquella operación, en la que le quitaron un nódulo pulmonar que resultó ser benigno. La nota tiene una razón de oportunidad, porque desde hace semanas se escucha, en muy distintos ámbitos, el comentario de que el monarca se encuentra enfermo de consideración. Y, entre otros argumentos, se ponía el acento en la casi completa inactividad desde que salió del hospital barcelonés. Tal pasividad ha quedado rota estos últimos días, en los que don Juan Carlos, entre otros actos, ha presidido la apertura del año judicial, ha viajado a Cádiz, y ayer se desplazó a Vigo para la entrega a la Armada del nuevo buque que lleva su nombre. Sin embargo, las ‘nota oficiales’ sobre la salud del rey están en cuarentena. Quiero decir que no tienen la exigible credibilidad. Y eso es delicado. No la tienen porque hubo engaño en la información emitida tras la revisión a que se sometió en abril. Los días 16 y 17 de abril, don Juan Carlos cumplió el chequeo anual, en la Clínica Planas, en Barcelona. La Casa del Rey informó entonces de que los resultados habían sido “plenamente satisfactorios”, sin que se encontraran “alteraciones dignas de mención” respecto al efectuado en abril de 2009. El comunicado no decía verdad. Los resultados no habían sido “plenamente satisfactorios”, y sí había habido “alteraciones dignas de mención”. Según se contó más tarde desde la propia Zarzuela, la operación de mayo se decidió precisamente “después de que el equipo médico que coordinó a mediados del pasado abril el último reconocimiento médico anual del monarca, considerase necesario analizar posibles cambios morfológicos de una calcificación en el pulmón derecho, ya encontrada en estudios en años anteriores”. La Casa del Rey puede decidir informar o no sobre el estado de don Juan Carlos. Yo pienso que debe hacerlo, porque los ciudadanos tenemos derecho a conocer en materia tan trascendente. Pero, si opta por contar algo, lo inexcusable es que no engañe y diga la verdad. Si pierde la credibilidad, notas como la de ayer están en cuarentena.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·