Sábado 25/11/2017. Actualizado 01:00h

·Publicidad·

Tribuna Libre

Los reyes y los vinos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La leyenda ‘vino de reyes y rey de los vinos’ tuvo poco predicamento en el comunismo, que procuró cultivar uvas como se cultivan tomates.

La abstinencia alcohólica es de los pocos vicios que aún no se conocen en las casas reales europeas. Viene de muy lejos. Famosamente, Luis XIV llamó al tokay húngaro ‘vino de reyes y rey de los vinos’, aunque luego murió de muerte envidiable, comiendo bizcochos mojados en fondillón, cuando el vino de Alicante triunfaba en toda Europa. Como vino dulce, Carlos y Diana optaron también por la podredumbre noble pero, en su caso, por la del Sauternais: sirvieron en su banquete nupcial Château d’Yquem. Fue un gesto generoso.

La leyenda ‘vino de reyes y rey de los vinos’ tuvo poco predicamento en el comunismo, que procuró cultivar uvas como se cultivan tomates. Con todo, el tokay es la única denominación pero no el único vino que se reviste de tanta gloria. Un Burdeos, concretamente el Château Gruaud-Larose, ostenta esa cartela en francés, porque en algún momento del siglo XVIII estuvo de moda entre la nobleza. La añada 2000 de este Saint-Julien es digna de incienso pero lo de ‘rey de vinos y vino de reyes’ queda un poco ‘over the top’ cuando uno es un segundo ‘cru’ de trayectoria irregular y a la sombra de esos nombres –Latour, Haut Brion- que cualquier millonario árabe conoce bien.

Lo cierto es que los reyes han impulsado no pocos vinos: Pétrus ganó fama –Pomerol no era la zona más noble- tras ser servido en la boda de Isabel II en el año 47 (una de las grandes añadas de Burdeos, por cierto). Característicamente, en la boda de Jackie Kennedy, el distribuidor se equivocó y el Moët terminó en la carpa del servicio. Los zares bebían mejor champaña, nada menos que Cristal de Roederer, embotellado ‘ad hoc’ para ellos en vidrio transparente anti-veneno. Sigue siendo el ideal de los champañas: frívolo, fácil, estrellado, lejos de las dificultades de los otros grandes.

En la última boda real española, se bebió un Imperial de Cvne del 94, elegido –parece ser- en cata a ciegas. No fue una elección vanguardista pero tampoco enológicamente comprensible: el 95 salió al fin mucho mejor. El vino blanco fue el Clarión, último momento de gloria, tal vez, del Somontano. La Casa Real española no concede títulos de proveedores pero sí circulan leyendas, como la afición del rey al Barón de Chirel, cuvée superior de Marqués de Riscal (esto parece el Gotha).Y también se sabe que don Juan Carlos ha invitado este otoño a Robert Parker –rey de la crítica de vinos- a beber juntos en la Zarzuela. No, no ronda la abstinencia los palacios. Ni siquiera tras la muerte de la Reina Madre de Inglaterra.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·